jueves, 20 de enero de 2011

Hace unas semanas comenzamos en este blog un pequeño análisis sobre los jugadores norteamericanos que han militado en las filas del CAB Obradoiro. E iniciamos (erróneamente) ese recorrido por Chuck Verderber, que llegó a Santiago en 1982 para disputar la primera e histórica temporada en División de Honor. Pero nuestro amigo Tonecho Lorenzo nos corrigió de inmediato el error. Y es que ese recorrido comenzó unos cuantos años antes, en el verano de 1974, con la llegada a Compostela del que sería el primer jugador de Estados Unidos que vistió la elástica del Obra: David P. Stoczynski, más conocido como Dave Stoczynski.

Dave, en el auditorio del campus universitario
Ala-pívot que no llegaba a los 2 metros, Dave completó toda su etapa universitaria en los Golden Knights, nombre con el que se conoce al equipo de la Universidad de Gannon, un centro educativo de tendencia católica fundado en 1925. Gannon tiene su sede en la ciudad de Erie, que da nombre al lago situado entre Canadá y Estados Unidos. Erie es una urbe industrial cuya área metropolitana ronda los 280.000 habitantes y que está muy al norte del estado de Pennsylvania.

El paso de Dave Stoczynski por los Golden Knights deja huella en una institución de grandísimo prestigio académico pero que no destaca entre las más potentes en la formación de deportistas, pese a contar con equipos en múltiples disciplinas. En la época en la que milita en la universidad católica (entre 1971 y 1974) Dave sobresale entre los mejores del equipo, que actualmente forma parte de la II Division de la NCAA.

Su último partido con el Obra
Buceando en la historia de Gannon, el que acabaría siendo jugador del Obra aparece como el décimo mejor anotador (16,4 puntos por partido) y como uno de los únicos 20 alumnos que pasaron por los Golden Knights y lograron después dar el salto al basket profesional. La lista no es demasiado extensa. En este mismo centro han militado jugadores como Zaid Al-Khas (el jordano que jugó el último mundial de Turquía) o Kyle Goldsmith, en la liga de desarrollo americana.

Tras su exitoso paso por Gannon, Dave Stoczynski es elegido en la séptima ronda del Draft de 1974 por Philadelphia 76ers. Un puesto demasiado bajo para asegurarse un futuro en el baloncesto estadounidense. Y eso le lleva a dar el salto a España. Concretamente a Obradoiro, que en la temporada 74-75 debutaba en la Segunda División del baloncesto español. Era el equipo de Tonecho Lorenzo, Pirulo, Rafa Reparaz, Caldas...
 
El paso de Stoczynski por Santiago permite al equipo santiagués mantener la categoría, hasta el punto de que concluye la fase regular en la quinta plaza y se salva por los pelos de la promoción de descenso. Y el jugador norteamericano se convierte en la principal referencia ofensiva del equipo, aportando una intensidad y un poderío físico inéditos en Compostela.

El último partido de Dave con la camiseta del Obra fue el 13 de abril de 1975. Los santiagueses se jugaban la permanencia ante el equipo lucense de La Casera (que más tarde se fusionaría con el Breogán), en un trascendental partido en el pabellón de Sar. El Obra no falla en esa cita histórica (Sar estaba a rebosar) y logra imponerse a La Casera por 85-70. Entre los chicos dirigidos por Alfonso Rivera destaca, una vez más, el gran Dave Stoczynski, que consigue una actuación memorable con 30 puntos. La afición, que llenaba Sar aquel día, levantó a hombros a Dave y también a Alfonso Rivera.

El adiós del jugador norteamericano se produce una semana más tarde, ya que en compañía de su esposa Donna regresa a Estados Unidos. El entrenador y varios jugadores del Obra acuden a Lavacolla a despedirlo, así como Ramón Sánchez-Harguindey. La crónica de El Correo Gallego da cuenta de su marcha, pero también lamenta que el club no realizase un homenaje de despedida al que era su jugador-franquicia. Así lo expresaba:

"Parece ser que Dave se ha ido muy enfadado, puesto que nadie de la directiva le ha hablado de renovar contrato. Y no olvidemos que a Dave se le debe el 60% de que Obradoiro se haya mantenido en Segunda División. Es de muy mal gusto que no se haya organizado un acto de despedida para con quien ha defendido los intereses del Obradoiro tanto o más que los propios nativos".


Stoczynski (con el 15), con Tonecho, Pirulo...
De hecho, el periódico santiagués se encarga de recordar que el jugador estadounidense se marchó sin que se le entregase el Trofeo D-J a la regularidad, con el que esta cervecería compostelana premiaba al jugador más destacado del equipo. Dave se había hecho acreedor del mismo junto a Tonecho Lorenzo. Nunca lo llegó a recoger.

Lo cierto es que me cuesta encontrar recuerdos gráficos o referencias del paso de Dave Stoczynski por el Obradoiro. Sólo consigo averiguar (porque así lo confirma la página web de la Universidad de Gannon, tal como recordaba el propio Tonecho) que posteriormente se marchó a jugar a Francia. Y no hay más pistas sobre él. ¿Qué fue del primer norteamericano del Obra?

Ante esta incógnita, intento contactar con él para saber si todavía recuerda su paso por Santiago. Y la búsqueda da sus frutos. La primera pista la encuentro en la propia Universidad de Gannon. Su sobrino, Tyler Stoczynski, jugó entre 2007 y 2009 con la camiseta de los Golden Knights. Y se da la casualidad de que, además de su propio tío Dave, su padre (Tyler) también formó parte del mismo equipo casi en los mismos años (entre 1973 y 1976), aunque finalmente no llegó a dar el salto al baloncesto profesional.

Tyler, sobrino de Dave
Tirando del hilo consigo llegar hasta el ex jugador del Obradoiro. David Stoczynski es actualmente el principal (director) de un instituto situado una zona periférica de Erie, la misma ciudad en la que transcurrió toda su época universitaria. "Cuando leí tu mail me sentí sorprendido y abrumado", me responde Stosh (así lo llaman sus amigos y su familia), que acaba de cumplir estos días 60 años.

"Mi mujer y yo a menudo pensamos en España y en esos bonitos recuerdos", prosigue Dave, tras explicarme que ambos están planeando un viaje a Santiago. Y que les gustaría que coincidiese con la temporada de baloncesto. ¿El primer americano del Obra, viendo al Obra 36 años después? ¿Será eso posible?
 
No molestamos más a Dave Stoczynski porque, como él mismo nos explica, está afrontando ahora una etapa de mucho trabajo, preparando toda la programación del segundo semestre en el centro educativo que dirige. A modo de recuerdo, le enviamos las fotos que ahora véis publicadas en este blog. Además de agradecido, se despide de nosotros con un "Sorprendido, Stosh". Y es lógico. Probablemente lo último que esperaría es que, casi 40 años después de aterrizar en España, recuperásemos su brillante paso por Compostela y sus canastas, que ya forman parte de la historia más legendaria e inolvidable del club.

(artículo publicado en enero de 2011)
Etiquetas: ,

5 comentarios:

  1. Increíble lo que ha conseguido el blogger. Sería "acojonante" como dice Bandini que Stoczynski volviese a Santiago a ver un partido de esta temporada para hacerle ese homenaje de despedida que según el correo le faltó.

    ResponderEliminar
  2. Noraboa, impresionante traballo!!

    ResponderEliminar
  3. Dave fué el primer americano del Obra, efectivamente, coincidiendo con la presencia del Obra en el nuevo pabellón de Sar. No llegaba a los dos metros y me encantaba los cambios que hacía con Alfredo Dominguez, cuando intercambiaban sus posiciones. Dave de base y Dominguez jugando en la linea de fondo con unos espectaculares un contra uno que levantaban a los aficionados del Obra.En aquella época con Andrés Caso, López Cid que venía del Estudiantes -recuerdo que no se incorporó al principio sino ya en temporada, con un extraordinario José Antonio Gil y por supuesto Tonecho. Fué el nacimiento popular del Obra, con el nuevo pabellón que siempre se llenaba y que se inauguró frente al Cuartel de La Montaña de Madrid al que se gano de forma holgada.

    ResponderEliminar
  4. El mismo día de la inauguración jugamos por la tarde los juniors contra el Aguas de Cabreiroá, donde jugaba un popular digamos "periodista" de la tvg actual. Les ganamos y yo metí la primera canasta del partido y, por lo tanto, de un junior en el desaparecido pabellón. Qué fuerte, joder! 1975

    ResponderEliminar