martes, 3 de enero de 2012

(Artículo escrito en enero de 2012)

Viaja el Obradoiro a Valencia con la intención de conseguir algo positivo en una de las canchas más complicadas de la ACB. Dos equipos que juegan en dos ligas "distintas" por presupuesto y por tradición en la élite del baloncesto español. Uno, recién llegado.Otro, con 21 participaciones en la ACB en los últimos 22 años. Pero los roles no siempre han sido los mismos y hubo un tiempo en el que el Obradoiro dominaba al (entonces) Pamesa. Los santiagueses bordaban el baloncesto. Y el club valenciano todavía daba sus primeros pasos en el basket profesional.

Toca remontarse a la temporada 1986-87. El Feiraco Obradoiro se sentía más que cómodo en la Primera B y arrancaba el curso con un equipo ilusionante. La base la conformaban dos americanos muy solventes (Bill Collins y Bobby Wallace) y gente de la casa como Mario Iglesias, Ricardo Aldrey, Joserra Lete, Miguel Juane, Julio Jiménez... Y tres refuerzos: Julio Torres, Paco Dosaula y Julio Jiménez. Un equipo que daría espectáculo y que sería capaz de endosarle 117 puntos al Tradehi en un partido de liga regular o de forzar un partido de desempate en la final de la Copa Galicia contra el todopoderoso Breogán de Manel Sánchez.

Plantilla del Pamesa Valencia en la temporada 86-87
Fue en esa temporada cuando, por primera vez en su historia, Obradoiro y Valencia Basket se vieron las caras. El club levantino acababa de ascender a la Primera B y justo ese año dejaba de ser la sección de baloncesto del Valencia CF para convertirse en un equipo con vida propia e independiente del fútbol. Entrenados por Toni Ferrer, sus puntales también eran dos extranjeros: Ron Crevier (a la derecha), una viga canadiense de 2,10 especialista en tapones que llegaba a la capital del Turia tras probar sin éxito en Chicago Bulls y Detroit Pistons; y Howard Wood, que sería el máximo anotador del equipo. A modo de curiosidad, completaban aquella plantilla Bruno Squarcia (un jugador hispano-italiano que acabaría siendo actor y que salía en series como Al Salir de Clase o Manolo y Benito Corporeision) o Paco Guillem, actual director deportivo del UCAM Murcia.


El primer partido se juega el 18 de octubre de 1986 en Valencia y la victoria cae del lado obradoirista. Los santiagueses vencen 86-98 en un partido muy completo en el que ya ganaban al descanso (49-50), y que les permite situarse en la parte alta de la tabla. El gran partido de Wood fue contrarrestado por la plantilla compostelana. Esta es la ficha técnica de aquel partido:

-PAMESA VALENCIA 86 (49): Crevier (8), Izquierdo (10), Belloch (2), Wood (25), Farré (18), Squarcia (3), Guillem (6), Pallardo (4), Lluch (11). 28 rebotes y 23 FP.
-FEIRACO OBRADOIRO 98 (50): Wallace (23), Aldrey (18), Collins (12), Montero (11), Juane (8), Jiménez (7), Iglesias (14), Dosaula (6). 19 rebotes y 25 FP.
-Árbitros: Redondo y Mejías.

Feiraco Obradoiro, temporada 86-87
El partido de vuelta se jugará el 3 de enero de 1987 en el viejo pabellón de Sar, en Santiago, y la victoria volverá a caer del lado obradoirista. Pese a la ausencia de Aldrey en las filas compostelanas, el equipo no nota su ausencia (en su lugar jugará Lete) y pasa por encima del Pamesa, que se volverá a la capital levantina con 111 puntos en contra.

-FEIRACO OBRADOIRO 111 (56): Wallace (28), Collins (25), Dosaula (22), Juane (21), Lete (10)  Jiménez (5), Torres y Montero.
-PAMESA VALENCIA 100 (48): Lluch (21), Crevier (31), Wood (23), Izquierdo (19), Guillem (2), Farré (5), Squarcia (2). [En el reparto de anotadores hay algún fallo]
-Árbitros: De la Maza y Bultó.

Coinciden las fechas. El Obradoiro vuelve a jugar ahora con el Valencia un 4 de enero, casi el mismo día en que hace 24 años le ganaba por segunda vez. Habría una tercera (y última) en la temporada siguiente, la 1987-88. El Obra volvería a vencer un 30 de septiembre en Valencia (90-93) gracias a un gran partido de Mario Iglesias y de Bill Collins. Pero los levantinos se tomarían la revancha en el partido de vuelta en Santiago (81-87), en la que fue la primera ocasión en que Pamesa se llevaba la victoria.

Esa temporada marcó un punto de inflexión en la historia del Valencia Basket, que lograría el ascenso a ACB y la consolidación como un club de referencia en España. Por su parte, el Obra todavía tendría que afrontar varios años en la categoría de plata hasta el fatídico play-off de la temporada 1989-90. Caminos opuestos, totalmente divergentes, que ahora se vuelven a cruzar.
Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario