domingo, 21 de diciembre de 2014

El 22 de diciembre de 1986 sucedió algo insólito: un jugador español de un club de Primera B (la actual LEB Oro) disputó un partido con la selección absoluta. Algo vio el seleccionador Antonio Díaz Miguel para decidir que aquel chaval de 21 años compartiese vestuario con Epi, Romay y compañía. El club en el que se había formado y en el que jugaba ese chico era el Feiraco Obradoiro de Santiago. Y el protagonista fue el base compostelano Ricardo Aldrey.
Aldrey, el día que jugó con la selección en Badalona
Cinco días antes del partido, Díaz Miguel llamó a Ricardo Aldrey para anunciarle que estaba convocado con la selección absoluta. El partido se iba a jugar en Badalona y España se enfrentaría al Joventut en un homenaje a Enrique Margall, un jugador legendario de la Penya y de la selección española que se había retirado de las canchas con solo 29 años a causa de un problema en el corazón. El homenaje se producía dos meses después del fallecimiento de Margall a consecuencia de una parada cardíaca.

"La verdad es que no me lo podía creer (...) Fue una gran sorpresa, sobre todo porque me convertía en el primer jugador de Primera B que iba a jugar con la selección absoluta", reconocía Aldrey días después en un reportaje en El Mundo Deportivo. También contaba que el seleccionador le prestó especial atención a los debutantes: "Nos dijo que saliésemos tranquilos a la pista, que jugáramos como habitualmente lo hacíamos en nuestros equipos".

La Selección española que jugó el amistoso contra el Joventut
Aldrey es el segundo por la derecha, en la fila de abajo
La victoria en aquel partido (que tuvo prórroga) fue para el Joventut por un resultado de 109-102. En el equipo verdinegro sobresalían Villacampa, Montero, Margall (hermano del homenajeado) o Jofresa, que evidentemente no pudieron jugar con la Selección aquel día. En el equipo de Badalona también brillaba aquella temporada Mike Schultz, que unos meses firmaría por el Obradoiro. Schultz anotó en ese partido 18 puntos y fue uno de los más destacados.

En el lado contrario estaba la selección española liderada por Epi y Fernando Romay. Conviene recordar que dos años antes había logrado la mítica medalla de plata en Los Ángeles 84. Ese día de diciembre, junto a Aldrey estaban también Ferrán Martínez, Arcega, Chicho Sibilio, Laso... Y también participó con España otro jugador que había militado en el Obradoiro! Lo podeis ver en la foto a la derecha del seleccionador: es Joan Pagés, pivot del Obra en la temporada 1982-83.

Presentación de la camiseta homenaje a Ricardo Aldrey
(Foto: Javier Figueiredo-Blog de Fruqui)
La anécdota de aquel partido es que a Ricardo Aldrey no se le contabilizó como internacionalidad porque España no jugó contra otra selección. Lo contó Javier Ortiz en su artículo sobre nuestro protagonista. Pero la machada estaba hecha y Richi acababa de entrar en la historia del basket español. Aunque lo mejor para él todavía estaba por llegar: casi 300 partidos en ACB con el OAR Ferrol y algunas actuaciones memorables. Aunque sus cinco temporadas en el Obradoiro nunca las ha olvidado, como él mismo reconoció en el merecido homenaje que ha recibido estos días por parte del Obra.

viernes, 12 de diciembre de 2014

¿Ha dejado Deron Washington de volar por las canchas de baloncesto? La última noticia que hemos tenido sobre él fue en verano, cuando se conoció que dejaba de pertenecer a la disciplina del Pistoia Basket, equipo italiano de la serie A de la LEGA. Desde entonces no hemos sabido nada más sobre su paradero. Hoy Deron cumple 29 años y parece demasiado pronto para que cuelgue las botas uno de los jugadores más espectaculares que ha tenido el Obradoiro en toda su historia.

Con su último equipo, el Pistoia
(Foto: www.pistoiagiochiamocela.it)
Hay algo que nos hace sospechar que Deron todavía está en activo, probablemente a la espera de que le surja alguna oportunidad.Visitamos la página web de su agencia de representación (KMG Sports Managament). Y allí todavía sigue apareciendo ese alero formado en Virginia Tech que tantas veces hizo levantar de sus asientos a los aficionados del Obradoiro. Se le perdonaba que de vez en cuando probase alguna mandarina que casi ni tocaban aro. Porque a continuación aparecía con sus jugadas más propias de videojuego que de la vida real.

De Deron Washington es más sencillo recordar sus vuelos y tapones que su disciplina táctica. Esta última, además de su intensidad y un físico privilegiado, le permitían suplir sus dificultades con el tiro exterior. Por algo fue una petición de Moncho, que lo situó como el 3 titular en la temporada de LEB. Recordemos que la revista SCQ Basket publicó que Moncho había pedido para el puesto de 3 un jugador "moi atlético, explosivo e forte, ademais de polivalente", con un buen 1x1 en defensa, que rebotease y con recursos en ataque. Deron se adaptaba a esos requisitos. Y por eso continuó al año siguiente en la ACB. 

Deron, volando frente al Navarra en Sar
(Foto: Fruqui)
Nos llevaría un buen rato recordar todas las grandes jugadas de Deron durante los dos años que vistió la camiseta de Obradoiro. Si hay que priorizar, en este blog elegimos dos que pudimos ver en el Fontes do Sar: el doble tapón + mate al contraataque (frente al Huesca), y el tapón + mate en contraataque sobre Forcada frente al Breogán. Seguro que vosotros teneis las vuestras.

En todo caso, nada mejor que recurrir a San Youtube para revivir algunas de esas jugadas (hay unos cuantos videos de gran calidad). En este primero (de Antonio Pérez) podeis ver una estupenda recopilación de su temporada en LEB.


Y este otro, con las mejores jugadas en la temporada de ACB. Para el recuerdo, los dos mates frente a Mirza Begic que dejaron enmudecido el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, o el tapón en el Martín Carpena frente a Unicaja. El video es de @juliuserving


¿Y después de Obradoiro? Su siguiente destino fue Israel, donde ya había jugado nada más salir de la Universidad. Conviene recordar que Deron no llegó a debutar en la NBA pese a que fue elegido en 2ª ronda por los Pistons (en 2008), por lo que decidió probar suerte en Europa ese mismo verano. Y en 2012 retornó a la liga hebrea para enrolarse en el Barak Netanya, en el que también permaneció dos temporadas. En el verano de 2013 hizo las maletas con dirección a Italia para jugar en el Pistoia Basket. Y ahí le hemos perdido la pista.

Deron cumple hoy 29 años. Así que todavía es demasiado pronto para que se hayan terminado los vuelos de este acrobático y singular jugador nacido en Nueva Orleans. Seguro que le queda mucha cuerda y que en otros pabellones seguirán disfrutando con sus muelles. El Fontes do Sar ya tuvo esa suerte durante dos temporadas y a día de hoy aun se recuerdan sus saltos.

ACTUALIZADO (25-12-2014)

La duda ya está resuelta. Gracias a Facebook hemos encontrado a su pareja, Christina, que nos pone al día. "Deron sigue jugando, ahora es "agente libre" a la espera de una buena oportunidad para progresar", nos cuenta. Y de paso nos cuenta algo que siempre gusta leer: "Echamos de menos Santiago y el Obradoiro :)"

Nos alegramos de que Deron siga volando. A ver si pronto podemos contar novedades sobre él!

viernes, 5 de diciembre de 2014

Hace unas semanas el Obradoiro consiguió acabar con la maldición de Badalona. Pero todavía quedan unas cuantas plazas por conquistar. Y una de ellas sigue siendo Zaragoza. El Obra ha jugado cinco veces en la capital zaragozana y siempre fue derrotado. Por eso este sábado hay una buena oportunidad para poner una pica en tierras aragonesas y reducir todavía más la lista de canchas inexpugnables para el obradoirismo.

Webb Williams, una leyenda del Helios
Habrá quien se piense que el mal fario del Obra en Zaragoza es reciente. Nada de eso! La primera vez que el Obradoiro se desplazó a la ciudad de la Pilarica fue en 1977 para enfrentarse al Helios, el equipo que precedió al CAI y que acababa de ascender a Segunda División. En nuestro equipo el jugador más destacado era el larguirucho John Powell, considerado la primera torre que tuvo el Obra. Pero en el Helios brillaba Webb Williams, un alero americano que en España jugaba de pivot y que acabaría triunfando en nuestro país.

Sobre Webb Williams hay un magistral artículo del blog Baskonistas.com. En todo caso, la victoria acabó cayendo del lado zaragozano (93-88). Y pasó algo similar en la siguiente temporada (77-78), con la diferencia de que ambos equipos jugaron sin americanos porque la Federación decidió suprimir la plaza de extranjero. La victoria en esa temporada volvió a ser zaragozana (117-83).


Un partido del Helios a finales de los 70
Para encontrar el siguiente partido entre zaragozanos y compostelanos hay que viajar a la era ACB. Es cierto que los dos equipos (Obradoiro y CB Zaragoza, que competía como el CAI) se vieron las caras en la temporada 82-83, la única del club compostelano en la élite hasta el retorno en 2009. Pero aquella temporada el Obradoiro no se presentó a jugar a Zaragoza. Oficialmente el CAI ganó el partido por 2-0 y al Obra le quitaron un punto por sanción. Evidentemente, no podemos contar aquel encuentro como si se hubiese disputado.

Y en la era ACB tampoco le han ido mejor las cosas al Obradoiro en la ciudad maña. Es cierto que el rival es distinto, porque se sigue llamando CAI pero no es el CB Zaragoza, sino otro equipo nuevo creado tras comprarle la plaza en LEB al Basquet Coruña. Pero la suerte no ha cambiado. Los tres partidos disputados se saldaron con derrota. Y cada año, con peor resultado.

CAI-Obradoiro de la temporada pasada, con derrota por 27 puntos
(Foto: Periódico de Aragón)
El primer partido de esta nueva era fue el de la temporada 2011-12 y perdimos por nueve puntos (80-71). Los dos últimos años también perdimos, pero las sensaciones fueron pésimas y en ambos casos cuajamos un muy mal partido: el resultado fue 76-58 en la temporada 12-13, y 85-58 en la pasada temporada.

Pero alguna vez la racha cambiará. Esperemos que sea esta temporada y que el Obradoiro nos dé una sorpresa. Y, de paso, borre Zaragoza de su lista (cada vez más pequeña) de ciudades malditas.

domingo, 30 de noviembre de 2014

El Obradoiro será el anfitrión de la fase final de la Copa del Rey 2016 que se celebrará en el Coliseum de A Coruña. Pero no será el debut del Obra en este torneo. Ya lo jugó -cuando todavía no tenía el actual formato- en la primavera de 1983. Fue una eliminatoria de octavos de final a doble partido frente al OAR Fondomar, en la que salió victorioso el equipo ferrolano. Así fueron esos 80 minutos que resumen la única participación hasta la fecha del Obradoiro en esta competición.

Imagen del Obradoiro-OAR de Copa jugado en
abril de 1983 en el pabellón universitario
Antes de nada conviene contextualizar aquella eliminatoria. En aquella época la Copa del Rey se jugaba al terminar la temporada, por lo que afectaba la forma en la que había terminado el curso unos y otros. Y esto es clave. Porque el Obradoiro jugó aquella eliminatoria pocos días después de haber terminado su primera temporada en la élite. Ese curso acabó en descenso de categoría tras conseguir solo dos victorias en toda la competición, y con numerosos problemas deportivos y extradeportivos. Todo lo contrario que el OAR, que sí logró la permanencia tras un mal inicio de competición.

La participación del Obra en la Copa comenzó el 3 de abril de 1983 en Santiago. Por un lado estaba un Obradoiro formado exclusivamente por jugadores nacionales, ya que Nate Davis se había marchado unas jornada antes y el club decidió acabar la temporada sin foráneos. Enfrente, un OAR cuya estrella era el ala-pivot norteamericano Malcolm Cesare, que previamente había sido uno de los máximos anotadores de la Liga con el Baskonia. He leído por ahí que Cesare es actualmente un respetado líder de la comunidad mormona.

Cesare había jugado en la Universidad de Florida y
era el referente del OAR aquella temporada
El claro favorito era el OAR, que esa temporada había disputado la Copa Korac. Pero para el Obradoiro aquella eliminatoria tenía importancia más allá de lo deportivo. Porque aquel 3 de abril estaba previsto que las cámaras de televisión estuviesen presentes en la cancha para retransmitir el partido, lo que le daría una inyección económica al club en un momento de horas bajas. La televisión en cuestión era el circuito gallego de TVE. Recordad que en 1983 todavía no se había creado la Televisión de Galicia.

Sin embargo, todo salió mal en aquella eliminatoria. En lo deportivo, por razones que ya os imaginais y ahora comprobareis. Y en lo extradeportivo, porque se produjo un fallo técnico que impidió la retransmisión. Resulta que hubo un problema de sonido que obligó a cortar la emisión a los dos minutos de comenzar el partido, según cuenta la crónica de El Mundo Deportivo. Un desastre.

DOMINIO FERROLANO
La eliminatoria comenzó en un sitio inusual, el pabellón de la Universidad. No sé el motivo por el cual el Obra no disputó aquel partido en el viejo Sar, pero lo cierto es que los primeros 40 minutos se disputaron en la cancha situada al lado de la residencia Monte da Condesa. Y allí se acabó decidiendo un duelo en el que practicamente sobró el partido de vuelta, dada la superioridad final del equipo que entrenaba Javier Casero sobre los obradoiristas.

Aller también jugó aquella eliminatoria
(Foto: RetroACB)
Es verdad que el partido de ida resultó igualado. En el minuto 30 ganaba el Obradoiro (66-65) gracias al extraordinario partido de José Antonio Gil -autor de 24 puntos-, bien secundado por Modrego y Carlos Pérez. Pero el OAR pisó el acelerador en la parte final y se acabó llevando el partido con solvencia (74-91), dejando sentenciada la eliminatoria. Demasiado castigo para el Obra. O demasiado premio para un OAR en el que también brillaban Loureiro, Ernesto Delgado, Fede Ramiro, Saldaña o Manolito Aller. Un señor equipo, todo sea dicho.

La ficha de aquel partido es la siguiente:

-OBRADOIRO (74): Modrego (14), Gil (24), Millán (6), Carlos Pérez (14), Pagés (10), Corts (6), Aldrey, Rivera
-OAR FONDOMAR (91): García (4), Delgado (25), Cesare (4), Loureiro (24), Ramiro (16), Viñas (6), Aller (6), Saldaña (2), Fernández (4).
-Árbitros: Sanchís y Recuenco

El partido de vuelta no tuvo mucha historia. Se jugó en el pabellón de Punta Arnela -todavía no se había hecho la mudanza al de A Malata- una semana después, el 10 de abril, y la victoria cayó de nuevo del lado ferrolano (94-84). El OAR fue siempre por delante y su victoria nunca estuvo en peligro. Mucho menos la eliminatoria, dado que el Obradoiro tenía que remontar 17 puntos. Eso sí, el Obra dio la cara en todo momento y no bajó los brazos.

Así fueron los 80 minutos del Obradoiro en la Copa del Rey. El premio para el vencedor de aquella eliminatoria de abril de 1983 fue jugar los cuartos de final contra el Barcelona. Es una recompensa que todavía no ha saboreado el Obra: jugar (al menos) unos cuartos de final de este torneo. Porque lo de jugar la Copa sí sabe lo que es.

jueves, 27 de noviembre de 2014

El Baloncesto Sevilla ha jugado seis veces en Santiago, con un balance de tres victorias para el Obra y tres para los sevillanos. Pero el partido más rocambolesco de todos los que han disputado fue el que se jugó en 1987, cuando la formación andaluza daba todavía sus primeros pasos en la competición profesional. De hecho, fue en esa temporada 1987-88 en la que el entonces Caja San Fernando debutaba como equipo tras haber adquirido la plaza del club Dribling, de Madrid.

Fue un 18 de noviembre de 1987 cuando el Caja San Fernando visitaba por primera vez la capital gallega. En Sar le esperaba un Feiraco Obradoiro en horas bajas, hundido en la clasificación y con problemas extradeportivos. Uno de sus americanos, Bill Collins, acababa de marcharse a Estados Unidos por una grave enfermedad de su madre. Y el otro, Mike Schultz, estaba rindiendo muy por debajo de lo esperado tras su gran temporada anterior en el Joventut y el esfuerzo del Obra por su fichaje. El entrenador (Julio Bernárdez) también había dimitido, muy descontento con el rendimiento del que tenía que ser jugador franquicia del club. Y días antes, la prensa publicó que el propio Schultz se había escapado a Suiza sin permiso con la excusa de que iba a comprar ropa porque en Santiago hacía mucho frío.

Primera plantilla del Caja San Fernando (Temp. 1987-88)
Enfrente, un Caja San Fernando que en su primera aparición oficial tenía como objetivo nada menos que el ascenso a la ACB. En sus filas estaban Quique Azcón (acabaría jugando en el Obra tras su paso previo por Murcia), Toño Martín, Javier García o dos americanos (Terry White y M.Crow). Como anécdota, el encargado de confeccionar la plantilla fue un tal José Luis Sáez, en aquel momento presidente de la Federación Andaluza. El equipo llegaba a Santiago en la zona media-alta y la prensa sevillana cuenta con ganar de calle. "Si el Caja San Fernando pisa a fondo el acelerador, debe conseguir una victoria", resaltaban la víspera en la prensa de Sevilla.

Azcón jugó en Sevilla
y después en el Obra
El partido se jugó entre semana, a golpe de miércoles, ya que la liga regular contaba con 28 equipos (divididos en dos grupos) y esto obligaba a disputar muchas jornadas entre semana para poder completar el calendario. La cuestión es que justo ese miércoles había un partido de fútbol de la selección española, un España-Albania, que era retransmitido por la televisión. Conviene recordar que en aquel momento no había la cantidad de deporte televisado que hay ahora. Y un partido de esas características (clasificatorio para la Eurocopa) rompía marcas en el share, sobre todo teniendo en cuenta que entonces únicamente existían tres canales televisivos (TVE 1, TVE 2 y TVG).

El encuentro de la España de Butragueño, Míchel, Calderé, Julio Alberto y compañía comenzaba a las 20.30 horas. Por esa razón, la directiva del Obradoiro decide con buen criterio retrasar el inicio del partido a las 21.30, con el objetivo de que España liquidase pronto el partido ante los albaneses (así sucedió después) y los aficionados pudiesen acudir al viejo pabellón de Sar. Y así se lo había hecho saber a la Federación Española de Baloncesto.

Ahí empiezan las complicaciones. A media tarde, el club recibe un telex de la FEB avisando de que no se aceptaba el cambio de horario porque la solicitud había llegado tarde. El problema es que los jugadores estaban citados a las 20.15 en el pabellón. Y lejos de facilitar las cosas, el Caja San Fernando se puso a calentar nada más llegar al pabellón con la intención de jugar a la hora oficial, sabedor de que muchos aficionados no se enterarían del cambio de hora y de que el ambiente en Sar sería gélido. Dicho y hecho.

La camiseta del CSF combinaba verde (Betis) y rojo (Sevilla)
El delegado del Feiraco Obradoiro entregó las fichas a solo 15 minutos de que comenzase el encuentro, después de que los colegiados (Ferreira y Canto) amenazasen con suspender el partido si éste no se iniciaba a las 20.30. Los santiagueses tuvieron unos minutos para cambiarse a toda prisa y saltar a la pista. Algún jugador, como Paco Dosaula, no formó parte del cinco inicial "porque llegó con el tiempo justo", recordaba la crónica del día siguiente. El Obradoiro comenzó a jugar sin calentar. Y en las gradas de Sar menos de 20 espectadores.

UN 1-17 DE INICIO

Con un Obradoiro frío (igual que el ambiente) y un Caja San Fernando caliente, los sevillanos comienzan con un parcial de 1-17 que parecía finiquitar el partido. Pero los santiagueses comenzaron a entrar en el partido al mismo tiempo que sus seguidores entraban en el pabellón. Los puntos de Dosaula, Julio Jiménez, Torres o el discutido Mike Schultz hacen que el Obradoiro se acerce y consiga ponerse a cinco puntos (36-41) antes del descanso. En el equipo cajista no se lo creían, la misma incredulidad que vivían la afición obradoirista que llegaba a Sar y se encontraba con la mitad del partido ya disputado.

Plantilla del Feiraco Obradoiro (Temp.87-88)
Y es que en Sevilla no contaban con una afición que, quizás espoleada por la jugarreta del horario, se volcó con el Obradoiro como en las grandes ocasiones. "La ciudad jacobea no se entusiasma ni mucho menos con el Feiraco", llegó a decir el día antes del partido un periódico sevillano. Es precisamente ese público el que lleva en volandas al Obra, que culmina la remontada y llega al último minuto con opciones de triunfo. Un triple del Caja San Fernando a 39 segundos del final ponía el empate a 75. Pero dos faltas consecutivas sobre Aaron Brandon, sustituto de Collins, permiten colocar el 77-75. Los sevillanos tienen un último tiro pero no entra. La victoria es para el Obra, la primera en la historia del club compostelano contra el hispalense.

FICHA TÉCNICA (18/11/1987)

-FEIRACO OBRADOIRO (77):  Montero (10), Brandon (12), Julio Jiménez (16), Schultz (17), Julio Torres (12), Paco Dosaula (10). 26 rebotes y 20 FP.
-CAJA SAN FERNANDO (75): Azcón (10), García (6), White (25), Martín (8), Crow (22), Velasco (4). 21 rebotes y 18 FP.
-Árbitros: Ferreira y Canto.

sábado, 22 de noviembre de 2014

El Obradoiro ha jugado hasta ahora 11 veces en Murcia, con un balance de 8 derrotas y 3 victorias. Y el resumen que podemos hacer de todas estas vistas es muy dispar: al Obra le han pasado allí cosas muy malas, cosas curiosas y cosas muy buenas. Vamos a repasarlas, deseosos de que la duodécima visita pase a formar parte del segundo grupo, el de los partidos que gusta recordar.

Murcia-Obra de la temporada 13-14
(Foto: ACB)
En este apartado figuran las dos victorias obtenidas por el Obradoiro en el Palacio de los Deportes de Murcia en ACB. Se da la circunstancia de que esos dos triunfos tienen un espacio en la historia del club. La de la temporada pasada (47-83) es hasta el momento la victoria más amplia lograda por el Obra en la ACB (+36 puntos). Aquel fue un partido tremendo, con el Palacio de los Deportes lleno de gente (casi 6.000 personas), un UCAM Murcia que estrenaba a Pete Mickael ante su afición y un Obra en horas bajas que estaba llamado a ser invitado de piedra.

Pero en esas apareció Oriol Junyent (16 puntos-10 rebotes) para aguarle la fiesta al equipo pimentonero. El Obra hizo un partido completísimo, con un 44% en triples y muy concentrados desde el minuto 1. Fue una victoria histórica con una diferencia de puntos difícil de superar.

Ese histórico partido se puede revivir aquí, como siempre gracias a Mirón.

Murcia-Obra de la temporada 11-12. Milt Palacio y Sergio Pérez
(Foto: ACB)
En Santiago tampoco se olvida la victoria de la temporada 2010-11. El Obra llegaba de nuevo tocado, pero completó una segunda parte de ensueño para conseguir un 60-85 demoledor. Aquel fue el tercer triunfo más amplio de los logrados por el Obradoiro en todo su periplo en la ACB, y se recuerda también por la gran actuación de Andrés Rodríguez al frente de la nave obradoirista.

El capítulo de victorias obradoiristas en tierras murcianas se completa con la obtenida el año del ascenso de LEB. Fue un gran partido entre los dos mejores equipos aquella temporada. Y la victoria también viajó a Santiago (65-74) en un partido en el que no se olvida el alucinante alley-oop entre DeronWashington y Andrés Rodríguez, una de las grandes jugadas de Deron aquella temporada.

Moncho, en su época murciana
(Foto: Marca)
Y aunque fue una derrota, siempre se recordará el CB Murcia-Xacobeo Blusens de la temporada 2009-10. Porque el entrenador del equipo local era un tal Ramón Fernández Vidal. Y ya sabeis que aquel día Moncho le metió un buen repaso (86-66) al que unos meses después sería su equipo.

OCHO DERROTAS... Y UN PLAY-OFF

Pero en Murcia también se han cosechado unas cuantas derrotas. Las tres primeras veces que jugó el Obra allí, entre 1986 y 1988, el Obra fue incapaz de obtener algo positivo. Eran los tiempos del Juver Murcia y del Feiraco Obradoiro. El primer partido se jugó en enero de 1987 y lo ganó el Murcia (82-80) gracias a los 35 puntos de Randy Owens. Al año siguiente volvieron a ganar los locales (93-86) siendo máximo anotador Russell Cross, un pivot que había jugado en la NBA y que creo que llegó a jugar un partido en ACB con el Breogán.

Tampoco hubo suerte en la temporada 88-89. El Obra volvió a perder en el partido de liga jugado allí (91-82) y el verdugo aquel día fue precisamente un exjugador de nuestro club: Mike Schultz (22 puntos y 13 rebotes).


Aunque si el Murcia tiene un sitio en la historia del Obradoiro es por lo que sucedió en la temporada 1989-90. La del famoso play-off y el caso Esteban Pérez. La historia es conocida y no hace falta contarla de nuevo. Esa temporada el Obra perdió los tres partidos que disputó en el pabellón Príncipe Felipe (los dos del play-off y el de liga regular), al tiempo que inició una batalla judicial que tardó casi dos décadas en solucionarse.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Este sábado visita el Fuenlabrada y en su plantilla figura Jeleel Akindele, uno de los varios fichajes fallidos que ha tenido el Obradoiro. Pero no es el único. Vamos a recordar algunos extranjeros que han pasado por nuestro club pero que no llegaron a cuajar. Algunos ni siquiera pudieron debutar en competición oficial y se tuvieron que conformar con lucir la camiseta... de entrenamiento.

Akindele, entrenando en Sar
(Foto: El Correo Gallego)
Akindele es probablemente el fichaje fallido que más se recuerde, quizás por ser el de más referencia. Tenía asignado el rol de extracomunitario de referencia en aquella temporada de regreso a la ACB. Pero su estancia en Santiago apenas duró seis días. Su fichaje se anunció el 19 de agosto de 2009 y el 12 de septiembre, solo seis días después de aterrizar en Santiago, el club comunicaba que Akindele tenía problemas físicos y no jugaría en el Obra.

El club aseguró que el jugador tenía un problema en el menisco de la rodilla derecha que tardaría tres meses en recuperar. Y no estaba dispuesto a esperar por él. El resto de la historia de este nigeriano de 2,16 ya la conoceis: trotamundos por varias ligas europeas y asiáticas (Líbano, Irán, Francia, China, Rusia...), llegó a jugar Euroliga con Siena y ahora regresa a España tras un breve periplo en Gran Canaria.

Al Faber fue leyenda en Holanda
(Foto: Soenar Chamid)
Otro de los que no tuvo tiempo para fichar por Obradoiro fue Al Faber. De él ya hablamos en alguna ocasión en este blog. Estuvo entrenando con el Obra en el verano de 1975 y el club quería que fuese el pivot de referencia en aquella temporada. De hecho dejó muy buenas sensaciones en esos entrenamientos. Faber era un 2,04 que había salido de la universidad norteamericana de East Caroline, donde jugó durante tres años.

El problema con Faber fue exclusivamente económico. Antes de que el club cerrase su fichaje, recibió una llamada de Francia e hizo las maletas con dirección a Córcega. Desde la bonita isla gala avisó de que se quedaba allí y que, sintiéndolo mucho, el Obra buscase otro jugador. Al Faber terminó haciendo carrera en Holanda, en el mítico Den Bosch. Incluso se nacionalizó holandés y jugó tres ediciones del Eurobasket con esa selección.

Bruce King
A mediados de los ochenta también estuvo a punto de jugar en Obradoiro un pivot llamado Bruce King. Estaba llamado a ser el jugador estrella de la temporada 86-87 haciendo pareja con Bill Collins y con el sueño de llevar al Obra a la ACB. Era un interior experimentado (un 2,04) que tenía 31 años y que haría una pareja formidable con Collins en la zona obradoirista. Había jugado en la Universidad de Iowa y llegó a ser drafteado en el 77 en un puesto secundario (4ª ronda) por Detroit Pistons

El problema en este caso no fue económico ni personal. Bruce King se murió de un repentino problema de corazón y el Obradoiro se quedó sin fichaje.

Petranovic, otro que tampoco fichó por Obradoiro
Tampoco Veljko Petranovic fichó por el Obradoiro en 1991. Estuvo cerquísima de hacerlo en aquella nefasta temporada 1991-92, la última del Obra en competiciones profesionales antes de iniciar su travesía por el desierto. Pero el tema no cuajó y por eso no llegó a ser el primer jugador balcánico en formar parte del club.

De Petranovic sí escribimos un artículo más amplio en este blog. Te animamos a leerlo porque tiene detrás una historia curiosa con detalles sorprendentes, como el hecho de que estuvo jugando al basket profesional... hasta los 51 años!

Y para acabar... Maceo Baston. Probablmente uno de los jugadores con mejor palmarés que ha pasado por Obradoiro. Lo suyo no cuajó en Santiago y, aunque él sí debutó en la temporada 2010-11, apenas disputó dos partidos con la camiseta del Obra.

Baston, tras el único partido que jugó en Sar
(Foto: Fruqui)
De Baston también escribimos algo hace unos meses. Tras dejar el basket se pasó al negocio repostero y montó con su mujer y una amiga un conocido establecimiento de cupcakes.

Seguro que se nos quedan otros fichajes fallidos por el camino. Aguardamos vuestras aportaciones!

miércoles, 5 de noviembre de 2014

La Fonteta es uno de las canchas más inexpugnables de la liga. El pabellón de la Fuente de San Luis se ha convertido desde hace años es un territorio difícil de conquistar. Es de hecho una de las poquísimas plazas que se le resisten a nuestro club en la ACB, tras haber vencido recientemente en Badalona. Pero la historia dice que el Obradoiro ya sabe lo que es ganar en la Fonteta. Lo consiguió una vez. Fue hace muchos años. ¿Por qué no repetirlo?

El Pabellón de La Fonteta, donde el Obra ya ganó una vez
En realidad son dos veces las que ha vencido el Obra en la ciudad de Valencia. La primera fue en octubre de 1986, al poco de iniciarse la competición en la Primera B. La victoria fue para el Feiraco Obradoiro (86-98) y ya hablamos de ella hace tiempo en este post. Lo que pasa es que aquel triunfo no se consiguió en la Fonteta, sino que aquella temporada (la primera de su historia) el Valencia Basket disputó todos sus partidos en el pabellón de la Canaleta, situado en Mislata. Mislata es un ayuntamiento limítrofe con Valencia.

Pero al año siguiente el Pamesa y el Feiraco Obradoiro volvieron a verse las caras en la ciudad del Turia. Esta vez el partido sí se disputó en la Fuente de San Luis. Y ese día el Obra consiguió la primera y hasta ahora única victoria en la Fonteta. Fue el 30 de septiembre de 1987. El partido tuvo un desenlace trepidante y concluyó 90-93 favorable a los compostelanos.

El Pamesa 87-88, entrenado por Antonio Serra
(Foto: Valencia Basket)
Aquel Pamesa Valencia estaba configurado con la intención de intentar dar el salto a la ACB, que fue lo que acabó sucediendo aquella temporada. En sus filas estaba gente conocida como Paco Guillén, Sergio Coterón o Paco Solsona (abajo a la derecha), que años después militó en el Obradoiro junto a su hermano Chema. Los americanos del equipo entrenado por Antonio Serra eran el pívot Clyde Mayes, que había jugado en ACB con Manresa, y el alero Larry Spicer, que había brillado en el Oximesa de Granada. Este último acabó siendo sustituido por Orlando Phillips.

Sin embargo, ese 30 de septiembre de 1987 el Valencia se encontró con un Feiraco peleón, que se acabó llevando la victoria para Santiago. El Obra ganó (90-93) gracias a su poderío reboteador -40 capturas frente a las 22 del rival- y a la anotación de tres jugadores: Bill Collins (24), Mike Schultz (22) y Mario Iglesias (20), mientras que el resto de puntos fueron de Julio Jiménez (11), Tato Abadía (10), Julio Torres (4) y Montero (2). La crónica del partido cuenta que el Pamesa tuvo un último triple para empatar el partido pero Spicer no lo metió.

El Obradoiro 87-88, el único que ganó en la Fonteta
Este domingo tiene el Obradoiro la oportunidad de demostrar que también sabe ganar en la Fonteta en un partido ACB, algo que por el momento se le resiste. Las cuatro veces que ha jugado en la Fuente de San Luis desde el retorno al profesionalismo se ha llevado una derrota. Pero no lo olvidemos! En esa pista, hace 27 años, el Obra ya consiguió vencer al entonces Pamesa.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Hace unos días se celebró en aguas de la ría de Arousa la XX edición del Memorial Nacho Rey de clase Snipe, una regata encuadrada en el calendario oficial de la Federación Gallega de Vela. Muchos de los que seguís este blog os preguntaréis por qué se habla aquí de náutica. Pero la respuesta es sencilla: Nacho Rey no solo fue un excepcional regatista, sino que también fue un gran jugador de baloncesto. Y entre los equipos en los que militó están el Bosco de A Coruña, el Breogán y, por supuesto, el OBRADOIRO.
Nacho Rey, con la camiseta del Obra
Ignacio Rey Barreiro-Meiro, Nacho para casi todo el mundo, formó parte del primer equipo que tuvo el Obradoiro en toda su historia allá por octubre de 1970. En aquel equipo entrenado por José Manuel Couceiro, Nacho Rey compartió vestuario con Caldas, Pablito, Barca, Pilis, López, Masaguer... El Obra debutaba en Tercera División y terminó la temporada en tercera posición tras ser campeones de invierno.

Con el 14, en un equipo campeón de los Juegos del Cantábrico
El entrenador, de traje, era José Manuel Couceiro
(Foto: enviada por Jano Harguindey)
Nacho Rey dirigía al equipo (debía de andar por el 1,90) y era una especie de jugador total. Anotaba, pasaba y defendía. Facía de todo. El 18 de octubre de 1970 el Obradoiro disputó su primer partido como local, con victoria frente al Bosco de Vigo (63-36), y la crónica del día siguiente contaba que Nacho "tiene en su haber unos magníficos pases y tapones". Precisamente, me han contado que un amistoso le llegó a poner un tapón a Clifford Luyk, y que el Real Madrid invitó a aquel chaval de Vilagarcía a pasar un mes de verano en una especie de campus de tecnificación para promesas. Pero Nacho dijo que no. Porque en verano le esperaba el mar, por mucho que el Madrid llamase a su puerta.

En un partido con el Obra, Nacho es el 1º por la izq. (arriba)
Aquí sale con Rafa Reparaz, Tonecho, Owi, Caldas, Gil, Pita...
Por desgracia, Nacho Rey falleció a principios de los noventa por una dolencia cardíaca y no le podemos preguntar si le gustaba más el basket o la vela. Creo que el baloncesto le encantaba. Y lo demostró especialmente en el Bosco. En este equipo consiguió algo histórico para el basket coruñés: formó parte de la plantilla que ascendió a la actual ACB en 1968. Nunca más la ciudad herculina volvió a celebrar un ascenso a la élite del basket. Fue algo irrepetible para todos aquellos coruñeses que vivieron las aventuras de aquel Bosco Revoltosa. Hay que recordar que fue la primera vez que un equipo gallego llegaba a la ACB.

Nacho (arriba, 2º por la izq), en un partido con el Breogán en 1972
(Foto: La Hemeroteca del Baloncesto)
Pero si en el baloncesto destacaba, la vela tampoco se le daba nada mal. Nacho y su hermano Jacobo formaron una pareja de regatistas que a finales de los 60 era conocida en todo el ambiente náutico de Galicia. En 1968, Nacho (de patrón) y Jacobo (de proel) ganaron el campeonato gallego de Snipe que se celebró en Vigo, representando a un club arousano, el Real Club de Regatas de Galicia. Repitieron título en 1969, año en que también se hicieron con la Copa Galicia y la Copa Generalísimo. 

Nacho (1ª por la izq.) y su hermano Jacobo (a su lado), tras
lograr el campeonato gallego de clase Snipe (1968)
Ojo a la foto que está justo arriba. Nacho Rey y su hermano Jacobo están en la entrega de trofeos tras conseguir el campeonato gallego de Snipe en 1968. Los otros dos regatistas que están a su lado, que habían ganado en la clase Vaurien, son César Novoa (el primero por la derecha) y Pedro Campos. Este último ha llegado a ser uno de los mejores regatistas del mundo.

La cuestión es que los hermanos Rey no solo dominaron en la vela gallega y acudieron a varios campeonatos de España, como el que se celebró en la Manga del Mar Menor. Incluso participaron en la semana preolímpica de Kiel (Alemania) de 1969, un torneo preparatorio para los Juegos Olímpicos de Munich 72. Aquella prueba valía para el campeonato de Europa y Nacho y Jacobo quedaron en segunda posición. Poco importó que unos días antes se hubiesen cruzado media Europa en su coche particular con el barco a remolque y un colchón en los asientos traseros, para que pudiese descansar el que no conducía. Toda una odisea.

Nacho Rey, en un partido de verano en Vilagarcía
(Foto: Baloncesto 1958-2008, de Teófilo Edicións)
Creo que la victoria en Alemania se les escapó en el último bordo, pero aquellos buenos recuerdos perduraron en el tiempo. Al igual que el recuerdo de Nacho Rey, un deportista total que además fue de los primeros que defendió los colores del OBRA.

viernes, 31 de octubre de 2014

Que nadie se confíe este domingo. El CB Canarias no solo tiene un gran equipo y ya ha ganado los dos partidos que ha jugado como visitante en la actual temporada. Además de eso, nuestro rival ya sabe lo que es ganar en Sar. Lo ha conseguido en dos ocasiones, aunque en una de ellas el actual Iberostar Tenerife fue una apisonadora e incluso consiguió algo que pocos equipos han logrado: meterle más de 100 puntos al Obradoiro en su propia casa. Vamos a repasarlo.

Cabrera y Phillips, dos de los que
jugaron en Sar en 1986
Foto: Solobasket
Es cierto que el balance hasta la fecha es positivo para el Obra. Obradoiro y CB Canarias han jugado nueve veces en Santiago, y en seis ocasiones la victoria quedó en casa. Hubo dos ocasiones en que ganaron los canarios (temporadas 80-81 y 85-86), mientras que allá por 1977 el pprimer partido que jugó el Canarias en Compostela terminó en empate. Sí, querid@s amig@s, por aquellas épocas los partidos de liga también terminaban en empate y no había prórrogas.

De las nueve veces que ha jugado el CB Canarias en Santiago, una de ellas impartió una auténtica lección magistral de anotación. Fue el 18 de enero de 1986 en la Primera B. Los tinerfeños anotaron aquel día 106 puntos y se llevaron la victoria (94-106) frente a un -todo hay que decirlo- combativo Feiraco Obradoiro liderado por Bill Collins, y en el que también estaban Ricardo Aldrey, Mario Iglesias, Alberto Abalde, Lete, Calvelo, Augusto de la Concepción...

Aquel CB Canarias era un equipazo. Acababa de descender de la ACB y la plantilla estaba confeccionada con el único objetivo de recuperar la categoría perdida. En el equipo de La Laguna figuraban Salva Díez y Carmelo Cabrera, entre otras figuras del basket español. Pero la gran estrella de aquel Cajacanarias era nada menos que el ala-pivot Eddie Phillips.

Eddie Phillips (2,01) era un monstruo del basket. Un fenómeno. Fue 1ª ronda del draft del 82, elegido en el puesto 21 por los Nets, con los que jugó 50 partidos en la NBA. Después pasó por Italia y recaló en 1985 en el CB Canarias. No solo fue determinante en el retorno a la ACB, sino que se convirtió en uno de los mejores extranjeros del basket español. Solo un dato alucinante: en la temporada 86-87 fue el máximo anotador de la ACB, promediando 33 puntos y 10 rebotes por partido. Y en un encuentro contra el Cacaolat Granollers llegó a anotar... 53 puntos! En este artículo de Baskonistas.com podeis leer un gran artículo sobre este jugador.

Eddie Phillips, lanzando a canasta
Volviendo a aquel enero de 1986, en el viejo Sar sucedió lo esperado. Eddie Phillips demostró su categoría y se fue hasta los 37 puntos. Y el CB Canarias anotó 106 puntos, una de las mayores anotaciones foráneas que se han visto en Sar. De poco valieron los 29 puntos de Bill Collins, el máximo anotador del Obra. El único que sigue en activo de aquel partido es uno de los árbitros (Redondo).

Resumiendo: los tinerfeños ya saben lo que es ganar (y bien) al Obradoiro en Sar. Habrá que andarse con ojo para que no vuelva a verse el vendaval tinerfeño que ya pasó por Santiago hace casi 30 años.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Este domingo el Obradoiro visita Badalona. Y Badalona es probablemente la plaza más maldita de todas en las que ha jugado el Obra. Los datos de la Obrapedia no mienten: siete veces ha jugado nuestro club en esta ciudad catalana. Y siete veces ha regresado a Santiago sin nada positivo. Al contrario, siete derrotas y algunas de ellas han sido de las que escuecen y no se olvidan.

Palau Olimpic de Badalona. Cancha maldita... por ahora
(Foto: Enciclopedia.cat)
 La leyenda negra del obradoirismo en Badalona comenzó en 1977 y se prolonga hasta la actualidad. Este domingo hay una magnífica oportunidad de pasar página. ¿Lo lograremos? Porque ya va siendo hora de conseguir una victoria y, de paso, olvidar algunos partidos dramáticos en esta ciudad, una de las cunas del baloncesto español.

El capítulo negro del Obra en Badalona incluye el famoso partido de la temporada 2012-13, cuando el Obra se quedó a una victoria de entrar en la Copa. En la memoria de todos aparecen un primer cuarto de ensueño, un cataclismo desde el minuto 15 hasta el último cuarto y una remontada imposible a la que solo le faltó la canasta de Andrés Rodríguez. Ni se olvida la discutida actuación arbitral de aquella infausta mañana de domingo.

El Obra perdió en Badalona un billete para la Copa 2012-13
(Foto: blogdelbressol.cat)
Tampoco fueron agradables las derrotas de la temporada 09-10 (el equipo ya había descendido a la LEB); la de la temporada 11-12, con una pésima segunda parte que echó por tierra todo el trabajo de la primera; o la más reciente, la derrota de la temporada 13-14 en un mal partido solo recordado por los 17 puntos y 16 rebotes de Mike Muscala.

Es cierto que la mayoría de partidos que ha jugado el Obra en Badalona ha sido contra el Joventut. Y que el Joventut mantiene a día de hoy un balance global a su favor de 7-3 en los enfrentamientos contra el Obradoiro. Pero conviene recordar que los dos primeros partidos que jugó nuestro club en Badalona los disputó contra otros equipos distintos del Joventut.

Nate Davis debutó con el Obra...en Badalona!
De hecho, el primer partido que jugó el Obra en esta ciudad fue en la temporada 77-78, cuando militaba en la actual LEB. El rival fue el Basket Badalona, un club del que carecemos de referencias. Y en Badalona también llegó a disputar un partido contra el otro equipo famoso de la ciudad, el Cotonificio de Aíto García Reneses. Fue en la temporada 82-83 (la única del Obra en la élite hasta 2009), un partido con especial significado porque allí debutó Nate Davis con la camiseta del Obra. En todo caso, el resultado en ambos cosas fue el conocido: derrota para el Obradoiro.

PARTIDOS DEL OBRADOIRO EN BADALONA

1977-78 / Basket Badalona - Obradoiro (88-71)
1982-83 / CB Cotonificio - Obradoiro (101-95)
1982-83 / Joventut Fichet - Obradoiro (100-79)
2009-10 / DKV Joventut - Xacobeo Blusens Obradoiro (92-73)
2011-12 / FIATC Joventut - Blusens Monbus Obradoiro (73-67)
2012-13 / FIATC Joventut - Blusens Monbus Obradoiro (89-87)
2013-14 / FIATC Joventut - Rio Natura Monbus Obradoiro (70-63)

jueves, 16 de octubre de 2014

Un 16 de octubre como hoy, pero hace más de tres décadas, el Obradoiro conseguía su primera victoria en la élite del baloncesto español. Fue en un partido muy disputado en el viejo pabellón de Sar contra el Caja de Ronda, germen del actual Unicaja. El Obra de Todor Lazic se llevó la victoria (79-75) y logró así un triunfo histórico en la actual ACB. Hoy lo vamos a recordar.

El Obra 82-83, el que logró la primera victoria en la élite
Transcurría la jornada 2 de la Primera División y el Obradoiro se estrenaba como local en la élite recibiendo al equipo malagueño del Caja de Ronda. Los andaluces tenían un equipito apañado, pero sin duda en esa plantilla brillaba su estrella John Stroud, un alero que había sido estrella universitaria en Mississipi (máximo anotador de la historia de la Universidad) y que incluso fue campeón de la NBA con los Rockets en la temporada anterior, aunque había jugado poco en esa franquicia

A Stroud (que en la actualidad tiene una agencia de seguros, creo) se le unían otros nombres conocidos como Herminio San Epifanio, hermano del Epi del Barça y que aterrizó en Málaga ese verano con un supercontrato. Junto a él, López Abril, Rafael Pozo, Pedro Febles o Emilio Nicolau. El equipo estaba entrenado por José María Martín Urbano y Ramón Guardiola, hasta que a mitad de temporada se hizo cargo del equipo Moncho Monsalve.

Stroud, un ex-NBA en el Caja de Ronda
Pero ese 16 de octubre de 1982 el protagonista fue el Obradoiro. El Obra "imprimió al juego un ritmo más vivo, con nervio, a diferencia del cuadro andaluz, que no cambió nunca de ritmo", señaló la crónica del día siguiente. En el Obradoiro brilló Joan Pagés (18 puntos), mientras que Stroud fue el máximo anotador del partido.

Los anotadores de ese triunfo histórico:

-OBRADOIRO (79): Popocho Modrego (10), Gil (15), Corts (2), Lomas (13), Verderber (8), Abalde (13) y Pagés (18).
-CAJA DE RONDA (75): Epi (18), Ferrer, Pozo (12), Stroud (21), Alonso (3), López Abril (11), Nicolau (10).

Como curiosidad, Monsalve dijo hace unos años en una entrevista que esa temporada tuvo fichado a John Stockton, pero que al final acabó viniendo Stroud.

Aquel día el Obradoiro consiguió su primera victoria en la élite. Muchas cosas han cambiado desde entonces: el pabellón, el nombre de la categoría, el diseño de las camisetas, las reglas de juego... Pero el Obra sigue ganando partidos en la élite a base de esfuerzo, humildad y el apoyo de la afición. Eso no ha cambiado y ojalá no cambie nunca.

viernes, 10 de octubre de 2014

Gran Canaria y Obradoiro han coincidido en diez ocasiones sobre una cancha de baloncesto, y por el momento el balance es favorable para el equipo canario: 6 victorias para los amarillos y 4 para el Obra. Como curiosidad, la mitad de las victorias que ha logrado el Obradoiro contra este equipo las ha conseguido en tierras insulares, pese a que en más de una ocasión hemos hablado aquí del maleficio canario. Aunque es verdad que últimamente no se nos da tan mal lo de jugar en la isla de Gran Canaria.

Greg Stewart

Repasando esos diez partidos, encontramos cosas curiosas.

Por ejemplo, para encontrar el primer partido entre los dos clubes hay que viajar hasta marzo de 1987. Ambos equipos competían en la Primera B con el objetivo de dar el salto a la ACB y de hecho se vieron las caras en la segunda fase, dentro del grupo que luchaba por el ascenso. Sus nombres no eran como los de ahora: el Gran Canaria se llamaba Coronas Las Palmas. Y nosotros éramos el Feiraco Obradoiro.

El primer partido se jugó en Las Palmas y la victoria no salió del archipiélago (107-92). Aquel día jugaban como locales dos jugadores conocidos para el obradoirismo: Carlos Pérez (había jugado en el Obra de 1982 a 1984) y José Luis Subías, que pasaría por el Obra en la temporada 88-89. Pero la figura de aquel Coronas era Greg Stewart, un pivot histórico de la ACB (disputó más de 200 partidos en la liga) y que pasó por Joventut, Zaragoza o Granollers. Las pilas le duraron lo suficiente para jugar unos cuantos partidos con el Cáceres cuando ya tenía 38 tacos.

En el Feiraco debutó en aquel partido Larry Gibson. Entre él y Bill Collins anotaron 58 puntos, pero el Coronas no dio opción y acabó ganando por 15 puntos al Obradoiro de Paco Dosaula, Ricardo Aldrey, Mario Iglesias, Calvelo, Julio Jiménez, Lete...

El Obradoiro se tomó la revancha en Sar unas semanas después, pero el Gran Canaria (que durante muchos años había competido como Claret) ascendió a la siguiente temporada a la ACB y ya no se volvieron a ver las caras hasta el regreso del Obra a la élite. Desde entonces, ocho partidos con cinco victorias canarias y tres para los gallegos.

Dewar, celebrando su mítico triple en el Centro Insular de Deportes
(Foto: ACB)
Y lo curioso es que esas tres victorias permanecen en la memoria obradoirista. No fueron partidos normales, ordinarios. Tuvieron algo especial. ¿Los motivos?

En una de ellas, la de la temporada 11-12, el Obradoiro dejó al Gran Canaria en 45 puntos, lo que a día de hoy sigue siendo la anotación más baja de un rival del Obra en un partido ACB. También se recuerda lo que pasó en la temporada 12-13, cuando un triple inolvidable de Ben Dewar le dio una victoria (70-72) vital para entrar en los play-off. 

Moncho, celebrando la victoria de la temporada pasada en Las Palmas
(Foto: Encestando)
Y tampoco se olvida lo que pasó en la pasada temporada, cuando el Obra se recompuso tras perder a Oriol y Mike Muscala en solo unos días, y logró otra victoria (53-60) cimentada a base de triples de Corbacho que incluso llevó a muchos aficionados al aeropuerto de Lavacolla para recibir a la plantilla

jueves, 2 de octubre de 2014

Debutamos en la ACB esta temporada recibiendo en el Fontes do Sar al Manresa, un club histórico del basket español. Y precisamente ante este equipo vivimos dos momentos importantes en la historia del Obra, que vamos a repasar. El balance hasta este momento en los diez partidos que han disputado: seis victorias del Manresa y cuatro del Obradoiro.

Plantilla del Manresa 82-83, el primero contra el que jugó el Obradoiro
(Foto: http://sectornord.galeon.com/Club.htm)
El primer hito se produjo el 14 de noviembre de 1982. Ese día solo uno de los 12 integrantes de la plantilla del Obra (Chagoyen) había llegado a este mundo. Era la temporada del estreno del Obra en la actual ACB y catalanes y gallegos disputaron su primer partido oficial en Manresa, con victoria final para el equipo local (88-76). Aunque ese día también tiene de especial que fue el debut de Nate Davis con el Obradoiro. Nate solo consiguió 20 puntos. En la cancha también estaban Modrego, Abalde, Pages, Carlos Pérez, Orbea... y en el Velázquez Manresa militaba Greg Bunch, un escolta que había jugado en los Knicks.

El segundo momento fue bien distinto. Se produjo también en Manresa pero acabó con victoria del Obradoiro. Fue el 8 de noviembre de 2009 y significó la primera victoria del Obradoiro en ACB a domicilio. Hasta ese día, el Obra nunca había conseguido ganar en la élite lejos de Sar. Esa jornada 6 de la temporada 09-10 también por lo tanto un significado especial en la historia obradoirista, pese a que el partido (62-72) fue muy poco lucido. Se lucieron Vasileiadis y Bulfoni (7 triples entre ambos).

Jugadores del Obra celebrando en Manresa la primera victoria en ACB
(Foto: ACB)
Desde entonces la tónica ha sido un reparto de victorias. En las cuatro temporadas que Obradoiro y Manresa han coincidido en la ACB ningún equipo ha sido capaz de ganar los dos partidos. Para conseguirlo hay que empezar ganando este sábado en Sar.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Eric Sánchez Gálvez fue el segundo base del Obradoiro en la temporada 2010-11, la del ascenso a la ACB. Fue uno de los últimos jugadores en completar la plantilla del Obra aquel verano. Pero lo que desconocíamos es que Eric lleva en los genes lo de competir a alto nivel, porque un tío-abuelo suyo fue campeón del mundo de billar y un número uno de ese deporte.

Cortando las redes el día del ascenso en Burgos
(Foto: Fruqui)
Resulta que Pepe Gálvez (familiar de Eric por vía materna) fue uno de los jugadores de billar más famosos de la historia de España. Fallecido en 2013, fue campeón de España en distintas categorías de billar en 60 ocasiones y se proclamó campeón del mundo en 1964. El propio Eric recordaba la hazaña estos últimos días, uniendo este éxito al de la jugadora de badminton Carolina Marín, otra deportista de Huelva que también se ha convertido en campeona del mundo.

Pepe Gálvez, tío-abuelo de Eric
(Foto: Wikipedia)
En este artículo de la Wikipedia se puede consultar el impresionante palmarés de Pepe Gálvez en el mundo del billar de carambolas, también conocido como billar francés.

En cuanto a su sobino-nieto, todos sabemos que se decantó por el baloncesto y que las cosas no le han ido nada mal. En su haber tiene dos ascensos a la ACB. Uno de ellos con Andorra esta última temporada. Y el otro es el que se nos hace más familiar, porque lo logró en Santiago con el Obradoiro. Una gran temporada en la que ejerció de escudero de Andrés Rodríguez con el 11 en la espalda, el mismo número que también ha llevado en Andorra, Huesca, Los Barrios (donde coincidió con Moncho), Tenerife, Huelva....

Intentando un triple en un partido en Sar
(Foto: Fruqui)
En este vídeo se puede ver un resumen del paso del jugador onubense por Compostela. Ahora, Eric Sánchez inicia la temporada 2014-15 enrolado en el Melilla Baloncesto. De nuevo con el 11 en la espalda. Por supuesto le deseamos todos los éxitos del mundo, siguiendo la estela de los que cosechó su tío-abuelo en una mesa de billar.

sábado, 13 de septiembre de 2014

El Obradoiro puede hacer historia en la Copa Galicia este fin de semana. De conseguir el título en la fase final que se celebra en Lugo, se convertiría en el primer club que logra este torneo en cinco ocasiones consecutivas. Hasta ahora ningún otro equipo ha sido capaz de repetir victoria cinco veces consecutivas, por lo que el Obra tiene una oportunidad histórica de engrandecer su palmarés en un torneo que va camino de cumplir los 30 años de vida: esta será la XXIX edición.

El Obra, tras heber ganado su tercera Copa Galicia en Ourense
(Foto: zonadostres.com)
Hasta ahora, solo hubo dos ocasiones en las que un equipo tuvo oportunidad de conseguir el quinto título consecutivo, y en ambas ocasiones el vigente campeón acabó perdiendo. En 1992 el OAR de Ricardo Aldrey perdía frente al COB en O Carballiño, y en 2006 el Breogán era derrotado también por los ourensanos en la final de A Coruña. Esperemos que este fin de semana no se cumpla esa maldición.

El año pasado, tras ganar la Copa en casa
(Foto: Fruqui)
Además, si el Obradoiro consigue el título (como ya hizo en Lalín, Noia, Ourense y Santiago) también empataría con el OAR en número de trofeos conseguidos. El legendario club ferrolano llegó a conseguir la Copa Galicia en cinco ocasiones, mientras que los reyes de la competición siguen siendo el Club Ourense Baloncesto (7) y sobre todo el Breogán, que lo ha logrado en 11 ocasiones. Precisamente el Breo tratará de hacer valer la ventaja de jugar en casa ante su afición, aunque está fuera de duda que el Obra no estará solo en Lugo.

El historial de la Copa Galicia podeis verlo aquí.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Hoy 10 de septiembre está de cumpleaños José Luis Subías, otro jugador salido de la cantera del Barça que llegó a vestir la camiseta del Obradoiro. Fue durante la temporada 1988-89, una época complicada porque el Obra había conseguido plaza para competir en Primera B a última hora tras haber perdido la categoría unos meses antes en Andorra. Finalmente se logró la permanencia, y a ella contribuyó Subías sobre todo con su gran arma, el tiro exterior.

Con la camiseta del Obradoiro
En su etapa en Obradoiro, Subías (1,93) promedió más de 10 puntos por partido y aportó también experiencia en una plantilla muy joven, en la que el más veterano del equipo al inicio de la temporada tenía solo 26 años. Subías había cumplido 25 primaveras cuando llegó a Santiago. En el viejo pabellón de Sar coincidió con Popocho Modrego, Levy Middlebrooks, Cadahía, Baeza...

Modrego y Subías, en el Obradoiro
Antes de fichar por el Obra había pasado por varios equipos como el Náutico de Tenerife, Hospitalet, Granollers, Claret Las Palmas o Juver Murcia. Él mismo se lo contó en este artículo a Javier Ortiz, además de revivir todos los grandes momentos que le ha dado el baloncesto.

Con el Juver
(Foto: Gonzalo Belay)
Nuestro prota de hoy llegó a disputar más de 50 partidos en ACB, y otros muchos en la actual LEB. En el Obra hizo su mejor partido en la jornada 13 frente al Caja Badajoz, en la que enchufó cinco triples y se fue hasta los 27 puntos. Su entrenador, Julio Bernárdez, lo definía así al comenzar la temporada: "Es un privilegio que esté en nuestro equipo; su cualidad es el tiro, aunque pienso que no debe limitarse a tirar porque puede ser un gran defensor por sus condiciones físicas, y puede ser también un buen pasador".

Antes de convertirse en un clásico de los 80, José Luis Subías fue junior del Barça y también participó activamente en las categorías inferiores de la selección española. Fue internacional juvenil y junior, y compartió vestuario con gigantes del basket de la época como Fernando Martín o Andrés Jiménez. Él pertenecía a la generación del 62.

Equipo Junior del barça. Subías es el 14, abajo
(Foto: FB de Juan Antonio Flores)
Esos chavales consiguieron la medalla de Bronce en el Europeo Juvenil disputado en 1979 en Damasco. Y rozaron el bronce (fueron 4º) en el Junior de 1980 en Celje. Subías también fue compañero de selección de otros clásicos del baloncesto de los 80, como Freixanet, Farfán, Eduardo Lada o José Antonio Orbea, que también jugó en Obradoiro. Los entrenaba Aíto (en Damasco) y Pinedo (en Celje).

Selección española Juvenil, en el Europeo de Damasco 1979
Subías está abajo, el tercer jugador empezando por la derecha

(Foto: FB de José Antonio Orbea) 
Y para terminar, una curiosidad. En ese Europeo Juvenil de 1979 se produjo una de las (probablemente) mayores palizas de la historia de la selección española. Digo probablemente porque parece difícil igualar el 163-57 que le infringió España a Austria en aquel campeonato. 163 puntos!! El Mundo Deportivo tituló aquella crónica explicando que España había conseguido ¡4 puntos por minuto! De esos 163 puntos, 26 los anotó José Luis Subías Juste.