viernes, 14 de febrero de 2014

Un 14 de febrero como hoy, pero de 1987, Santiago se vio afectado por una ciclogénesis explosiva de potencia similar a las que estas últimas semanas se han cebado con Galicia. Pero su nombre no era Stephanie ni Ulla sino Santa Coloma, y centró su actividad en el viejo pabellón de Sar. Porque ese día el equipo catalán fue un auténtico tornado que desarboló por completo al Feiraco Obradoiro y se acabó llevando la victoria con claridad.

Collins, en un partido esa temporada 86-87
El resultado final (82-98) evidencia que el Santa Coloma tuvo un gran día y que al Obra le salieron pocas cosas. Los catalanes dominaron desde el principio, se fueron al descanso con ventaja de 10 puntos (35-45) y llegaron a dominar por casi 20 puntos. Los 26 puntos de Mario Iglesias, los 19 de Bill Collins o los 10 de Ricardo Aldrey fueron insuficientes. Como se dice ahora, no hubo chance.

El jugador que más brilló ese día fue el visitante Devin Durrant, un alero de 2 metros que aterrizó en Santa Coloma tras haber jugado en los Pacers y en los Suns. Durrant fue un segunda ronda del Draft del 84 pero que no encajó en la NBA y tras unos meses sin jugar recaló en el equipo catalán. Posteriormente estuvo en Guadalajara y en Italia. Lo cierto es que ese día el Obra lo sufrió en sus carnes: 39 puntos. Como anécdota, en medio de la universidad se marchó dos años de misionero, emulando lo que unas décadas después hizo el madridista Jaycee Carroll.

Durrant es el jugador blanco que está sentado
(Foto: Pepe Peinado)
Y más allá de los jugadores, otro conocido que también estuvo ese día de San Valentín de 1987 en Sar fue el árbitro Juan Luis Redondo. Muy poco después ascendió a ACB, en la temporada 1988-89.
Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario