miércoles, 5 de febrero de 2014

Un 5 de febrero como hoy, pero de 2012, el Obradoiro consiguió en Málaga una de las victorias más importantes en su breve (pero intenso) recorrido en la ACB. No fue probablemente el triunfo más brillante del Obra en los últimos años, ni el de mayor diferencia. Pero sí tuvo un efecto decisivo sobre la plantilla y sobre la afición, ya que sirvió para cortar una racha de derrotas y para iniciar una trayectoria ascendente que se culminó con la permanencia en ACB. Una permanencia que el Obra nunca había logrado.

Deron Washington, machacando el aro del Unicaja
(Foto: ACB)
 El equipo santiagués llegó a Málaga en aquella jornada 19 tras encadenar seis derrotas consecutivas. Durante los últimos días había rumores con fuerza sobre cambios en la plantilla. Incluso se habló de la llegada inminente de fichajes, como Songaila. Y por encima tocaba visitar a domicilio a un equipo de Euroliga. El panorama era poco halagüeño para un Obradoiro que, conviene no olvidarlo, llegaba a la Costa del Sol con un balance de 4-14, en antepenúltimo lugar y empatado a victorias con el último (Valladolid) y el penúltimo (Murcia).

Lo que pocos esperaban es que Obradoiro ganase ese partido. Lo hizo con cierta solvencia, por una diferencia de 15 puntos (54-69) y dejando a Unicaja en una puntuación pocas veces vista como local en el Martín Carpena. Con un Corbacho especialmente entonado (4/9 en T3, 17 puntos), pero con una gran actuación de todo el equipo: 11 rebotes de Lasme, 10 de Kendall, 10 asistencias de Milt Palacio, un tapón imposible de Deron Washington, la aportación decisiva de Oriol, Hopkins o un Ebi Ere al que le dio un soponcio en pleno partido...

Moncho, dando instrucciones en aquel partido
(Foto: ACB)
Pero lo más importante es que esa victoria supuso un punto de inflexión en esa temporada. A partir de ese partido las cosas cambiaron: la plantilla dio un paso adelante, la afición -que nunca había dado la espalda- comenzó a creer que esos jugadores y ese cuerpo técnico podían conseguir el objetivo final, y llegaron los frutos. Una segunda vuelta de play-off (con 9 victorias) y la histórica permanencia conseguida en Sar. Momentos recientes pero igualmente inolvidables para el obradoirismo.
Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario