viernes, 21 de marzo de 2014

Cogemos la máquina del tiempo y nos trasladamos hasta 1976 para recordar uno de esos partidos inolvidables en la historia del Obradoiro. Un 21 de marzo como hoy, el Obra recibía en el viejo Sar al primer clasificado de la Segunda División, el todopoderoso Dicoproga de San Sebastián. Es cierto que el equipo vasco llegaba como máximo favorito al ascenso de categoría tras un balance de 15 victorias y solo 4 derrotas. Pero los donostiarras no contaban con un Obra que, espoleado por la afición y en un momento de forma impresionante, acabó tumbando al líder (69-64).

Plantilla del Dicoproga en la temporada 1975-76
(Foto: Archivo Askatuak)
Del Dicoproga ya hablamos en este blog en una ocasión, al hacer un repaso sobre los equipos vascos que se habían enfrentado al Obradoiro. En realidad el Dicoproga era el nombre comercial del famoso Askatuak, rival del Obra en los 80 y los 90. Pero lo realmente sorprendente es que aquella temporada 75-76 fue la primera en la historia del club donostiarra. Y ese debut fue a lo grande, sin duda.

Entrenados por el mítico José Antonio Gasca -una persona clave en el basket español durante muchos años-, el Dicoprogra era un equipo de nivel liderado por un alero norteamericano, Ed Robota (arriba, el primero por la izquierda), del que cuentan que lo hacía todo bien: anotaba, defendía y reboteaba. En esa plantilla también destacaba el gigante Segundo Aspiazu, con una envergadura descomunal como se puede comprobar en la siguiente foto. Otros jugadores eran Jesus Mari Pérez, Aramburu, Gonzalo Bermejo...

Aspiazu era el jugador más alto de Dicoproga
(Foto: Archivo Askatuak)
Era su primer año como club pero los vascos sabían cuidar los detalles: al término de los partidos como locales daban txistorra a sus aficionados. Y no podía faltar la txapela en el escudo del club! El emblema del Askatuak aquella temporada era el alero Ed Robota, que se hartó de meter puntos.


Pero el Dicoproga se encontró en el viejo Sar a un Obradoiro muy distinto al que había empezado la temporada. En las primeras jornadas de competición al Obra le costó arrancar. Incluso hubo cambio de entrenador. Pasadas las navidades el equipo compostelano ya carburaba. Y aquel 21 de marzo de 1976, el Obra saltó al parqué de Sar tras encadenar tres victorias consecutivas y con ganas de dar guerra.

El máximo anotador del Obradoiro era el puertorriqueño Jimmy Thorsden, que promediaba más de 16 puntos por partido. Junto a él, una plantilla de nombres inolvidables para la afición obradoirista: José Antonio Gil, Tonecho Lorenzo, López Cid, Lorenzo Motos, Caso, Quino Salvo, Alfredo Domínguez, Conde, Abeijón, Pita... Con José Manuel Couceiro y Pepe Casal en el banquillo. Un EQUIPAZO.

El Obradoiro 75-76, el que tumbó al líder en Sar
(Foto: Tonecho Lorenzo)
El partido no tuvo una anotación espectacular (69-64) pero sí fue "un encuentro de gran calidad", como relató la prensa al día siguiente. Por momentos el público se puso en pie viendo las jugadas de ambos equipos. Y lo mejor es que la victoria cayó del lado obradoirista pese al partidazo de Ed Robota, que logró 28 puntos. La anotación del Obra ese domingo se repartió entre Jimmy Thorsden (17), Gil (12), Caso (12), Domínguez (6), Tonecho (4), Conde (6), Motos (8) y Quino Salvo (4). También jugaron Pita, Abejón y López Cid.

Una imagen del Obradoiro-Dicoproga jugado en Sar
(Foto publicada por El Correo Gallego)
Aquel 21 de marzo el Obradoiro sumó su cuarta victoria consecutiva y empezaba a ser considerado un rival temible. La racha continuó e incluso llegó a acariciar el ascenso a Primera División. Hubo que esperar unos cuantos años para conseguirlo, aunque la afición obradoirista sí disfrutó aquel día del placer de tumbar a todo un líder. Un equipo que por cierto acabaría ascendiendo varias jornadas después a la actual ACB.
Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario