domingo, 30 de marzo de 2014

Un 30 de marzo fue el día que el Obradoiro rompió su gafe canario. En esa jornada, un espectacular triple de Ben Dewar y una posterior defensa de todo el equipo le dio al Obra una victoria clave en su lucha por entrar en los play-off por el título. Una temporada histórica con victorias de esas que no se olvidan. Como la que consiguió el equipo santiagués el penúltimo día de marzo de 2013 en el Centro Insular de Deportes.
Ben Dewar celebra el triunfo del Obra en Las Palmas
(Foto: ACB)
La victoria del Obradoiro frente al Herbalife Gran Canaria hace justo un año fue importante porque le dio alas al equipo en esa batalla por colarse entre los 8 primeros. El Obra se sobrepuso a los problemas de faltas personales (22 cometidas, 12 recibidas) y martilleó desde fuera (9/19 en triples) para asaltar el CID. Un inolvidable 70-72 con cuatro jugadores por encima de los 10 puntos (Hummel, Kendall, Dewar y Corbacho) y un esfuerzo colectivo inmenso para conseguir la victoria en una de las canchas más complicadas de la ACB. Un partido para volver a visionar...y disfrutar.

Y el triple de Ben Dewar incluso le sirvió al club para idear un concurso de imitadores... Entre el obradoirismo hubo quien se animó a recrear la canasta!


Pero esa victoria tuvo además un valor especial, porque permitió enterrar la leyenda negra del obradoirismo en el archipiélago. Las Canarias siempre han sido una tierra poco propicia para el Obra. Allí perdió un ascenso en 1976. Y las visitas al Náutico de Tenerife o al CB Canarias siempre eran sinónimo de derrota. De hecho, había que viajar hasta 1987 para encontrar una de las únicas victorias del Obradoiro en las islas afortunadas, en un partido contra el Salesianos de Las Palmas, un equipo que en la jornada 20 de aquella temporada 87-88 había perdido todos sus partidos. Tuvieron que pasar 23 años para que el Obra enterrase su gafe, pero valió la pena.
Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario