viernes, 23 de mayo de 2014

De los cientos de partidos que ha jugado el Obradoiro en sus casi 44 años de historia, el más importante comenzó un 23 de mayo como hoy, pero de 1990. Y no se jugó en una pista de baloncesto sino en los despachos y en los tribunales, el lugar en el que la Justicia reina. Fue por supuesto el partido más largo que ha jugado el Obra, porque duró casi dos décadas. Y sin duda alguna ha sido el que ha convertido al Obradoiro CAB en un club único.
La directiva del Obradoiro, con la histórica sentencia de 2007
(Foto: Transgrediendo)
¿Qué pasó el 23 de mayo de 1990? Pues que comenzó la batalla judicial más prolongada de la historia del deporte español. Fueron 17 años de pleitos y sinsabores hasta que el Obradoiro consiguió la última victoria.

Ese 23 de mayo de 1990 se produjo el primer revés judicial. Ese día se dictó la resolución del Comité Nacional de Competición en la que la Federación Español de Baloncesto (FEB) rechazaba la reclamación del Obradoiro por alineación indebida del Juver Murcia en el famoso play-off de ascenso a la ACB. Esa eliminatoria estaba muy fresca, ya que el tercer partido se había jugado solo cuatro días antes. Y tras esa resolución llegaron en las siguientes semanas otras en la misma dirección: tanto el Comité Nacional de Apelación de la FEB como el Comité Superior de Disciplina Deportiva le dieron la razón a la Federación.

Imagen del Obra-Juver en 1990
(Foto: Diario Vasco)
Lo fácil en estos casos hubiese sido tirar la toalla. El Obradoiro no lo hizo y decidió lanzarse a por todas. No se rindió a la desilusión de tener que esperar años y años por algo que parecía imposible.

Ese tesón tuvo su recompensa en forma de históricas sentencias a favor del Obra. La primera fue en 1992, cuando un Juzgado de lo Penal de Murcia reconoció que el Juver Murcia había utilizado dos extranjeros cuando solo podía usar uno, ya que condenaba por falsedad documental a Esteban Pérez. En septiembre de 1994, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) declaró ganador del play-off al Obradoiro. El Tribunal Supremo lo confirmó en 2002. En julio de 2003 se suspendió la ACB hasta que se admitiese al Obra. Y finalmente, el 12 de septiembre de 2007, el Tribunal Supremo sentenció que la ACB tenía que admitir al Obradoiro y, además, hacerlo con las mismas condiciones que en el verano de 1990.

Cuatro sentencias (hubo más) que le dieron la razón a David frente a Golliat. Habían pasado 17 años, pero el Obradoiro había vencido.

Laíño, Amor, Docobo, Mato y Couceiro, en el verano de 2003
(Foto: El Correo Gallego)
Estas líneas no pretenden ser un análisis jurídico de lo que sucedió durante todos esos años, y probablemente tendrán errores. La única pretensión de esta entrada es hacer un modestísimo homenaje a todas aquellas personas que acompañaron al Obra durante esa travesía por el desierto. Con el riesgo de olvidar a alguien por el camino, toca citar a los presidentes Ghaleb Jaber, Antonio Besada y Carlos Recouso, este último fallecido en 2010. A los abogados Alejandro Otero y los hermanos Antonio y Argimiro Vázquez Guillén. A los directivos (José Manuel Couceiro, Javier Laíño, Pepe Martínez, Carlos Iglesias, Santiago Amor...). A los socios que siguieron ayudando al club.

Y, por supuesto, a dos personas decisivas en toda historia: José Ángel Docobo y José Ramón Mato. Ambos cogieron el Obradoiro en el verano de 1992 cuando estaba a punto de ser entregado a la Federación (lo que hubiese supuesto la desaparición del club) y lo mantuvieron vivo.

Por todos ellos el Obradoiro está vivo y en unos meses iniciará su 4ª temporada consecutiva en ACB. Y va camino de cumplir sus 44 años de historia. Gracias!

domingo, 18 de mayo de 2014

(Artículo publicado en mayo de 2014)

Nuestro amigo Javier Figueiredo nos avisa de que en Ourense se ha puesto en marcha una fantástica iniciativa para recordar los 25 años del ascenso del Caixa Ourense a la ACB. Es muy recomendable la página web que ya está operativa sobre este acontecimiento (http://www.ascensocaixaourense.com). Y para unirnos a ese viaje al pasado, vamos a recordar la importancia que ha tenido el actual COB en la historia del Obradoiro.

Lo cierto es que el basket ourensano siempre ha tenido un lugar importante en la memoria del obradoirismo. Sobre todo entre los más veteranos. En los primeros años de la historia del Obra disputó varios enfrentamientos con equipos de la ciudad de As Burgas, como el Veedol STP o el Auria OJE. Este último fue el primer rival del Obradoiro, allá por el 11 de octubre de 1970. Pero el primer enfrentamiento oficial entre el Obra y el COB se produjo en la temporada 84-85. Fue el primero de los ocho partidos que han disputado santiagueses y ourensanos en estos últimos 30 años, con un resultado global claramente a favor del Obra.

Plantilla del Caixa Ourense de la temporada 84-85
En la fila de abajo están Gil y Popocho Modrego
El primer partido entre el Obra y el Caixa Ourense (fue el nombre del COB durante los 80) se produjo en diciembre de 1984 en Santiago. Ambos compartían categoría (la 2ª división) pero no el objetivo, ya que el Obradoiro tenía como prioridad el ascenso a la Primera B y para ello había formado un gran equipo con Mario Iglesias, Alberto Abalde, Aldrey, Jano Harguindey... Ese equipo acabaría consiguiendo el primer título oficial de la historia del club y, por supuesto, el ascenso.

En ese primer partido la victoria obradoirista fue clara (100-65). Y eso que en las filas ourensanas militaban dos jugadores muy importantes en la historia del Obra: el cañonero José Antonio Gil (inolvidable la pareja que conformaba con Mario) y el base Popocho Modrego, que después volvería al Obra e incluso sería el capitán del equipo, junto a otros dos ex-obradoiristas (Novoa y Carlos Oro). En Ourense también ganó el Obra, que esa temporada solo perdió un partido en toda la liga regular.

Para encontrar el siguiente enfrentamiento hay que saltar hasta 1988. Es cierto que en la temporada anterior (86-87) ambos equipos estuvieron en la misma categoría, pero sin embargo la Federación Española de Baloncesto los metió en distintos grupos, en una de esas decisiones de difícil explicación. Sin embargo, en la 87-88 sí se enfrentaron... y la victoria en ambos casos volvió a tener color santiagués.

Plantilla del Caixa Ourense de la temporada 87-88
En la ida, disputada en Ourense, el Feiraco Obradoiro venció al Caixa Ourense (86-91) con una gran actuación de Mario Iglesias, Brandon y Mike Schultz (63 puntos entre los tres). También venció el Obra en la vuelta (102-97) en un partido que estuvo dominado por el Ourense de Modrego, Sangodeyi, Crujeiras y Toño García hasta la parte final del partido. De todas formas, de poco le valieron las victorias al Obra porque aquella temporada acabó ocupando plaza de descenso.

LA ÚNICA VICTORIA OURENSANISTA

Si los datos de la Obrapedia no fallan, fue en la temporada siguiente (88-89) cuando el Caixa Ourense logró la hasta ahora única victoria frente al Obradoiro. Los dos equipos volvían a coincidir en Primera B. El partido fue en Santiago, el 12 de octubre de 1988, y en ese triunfo (78-87) fue decisiva la actuación de Nacho Suárez, que con 28 puntos desarboló al equipo santiagués, unida a la de Douglas (23 puntos). En el viejo pabellón de Sar el equipo ourensano estuvo además arropado por muchos seguidores.

Plantilla del Caixa Ourense de la temporada 88-89, la única
vez que el COB logró derrotar al Obradoiro
Esa es la única victoria que ha obtenido el COB en sus ocho enfrentamientos oficiales con el Obradoiro, porque en el partido de vuelta en Ourense el triunfo fue para el Obra (85-87). En ese partido brilló Levy Middlebrooks (25 puntos-8 rebotes) pero también Abarca (18 pt) y un Modrego que por aquel entonces ya había regresado a la disciplina obradoirista.

En aquella temporada 88-89 el Caixa Ourense consiguió el histórico ascenso a la ACB, del que precisamente se cumplen ahora 25 años. Y los caminos del COB y el Obra no volvieron a coincidir hasta 2010. Lo hubiesen hecho si el Obradoiro hubiese ascendido a la ACB en la temporada 1990-91, como le correspondía por justicia, pero esa ya es otra historia.

Imagen del Obra-COB jugado en Sar en noviembre de 2010
(Foto: Fruqui)
Por eso hubo que esperar hasta 2010 para revivir los duelos entre los dos equipos. Fue en la LEB Oro, categoría a la que el Obra acababa de descender. El resultado volvió a ser favorable para nuestro club: victoria en Sar (69-62) y también en el Paco Paz (64-66). Los dos partidos se caracterizaron por la igualdad y el Aguas de Sousas le complicó mucho la vida al Obradoiro. De hecho, el partido de vuelta se decidió gracias a un robo final de Michael Ruffin perfectamente captado por Fruqui.

domingo, 11 de mayo de 2014

Un 11 de mayo como hoy, hace un año, el Obradoiro conseguía una victoria en Valladolid que le permitió lograr varias cosas. La primera, su récord de anotación en ACB como visitante (93 puntos). La segunda, un triunfo que nos acercó al soñado play-off por el título. Y de paso el Obra rompió un maleficio que le perseguía desde hacía mucho tiempo, porque Valladolid nunca ha sido una plaza propicia para los intereses obradoiristas.
Los jugadores, celebrando el triunfo
(Foto: Fruqui)
El partido en sí no tuvo demasiada historia. El Obra salió en modo arrollador (10-26 en el primer cuarto) y mantuvo esa ventaja durante el resto del partido. No se levantó el pie del acelerador y la victoria viajó de vuelta a Compostela. Cuatro jugadores pasaron de los 10 puntos, con mención especial para Salah Mejri (brutal con 15 rebotes en 19 minutos), Corbacho (5/11 en T3), Hummel y Kendall (15 y 13 puntos, respectivamente). 

La afición se desplazó de nuevo en masa a Valladolid
(Foto: Fruqui)
El resultado final (79-93) supuso un récord histórico para el Obradoiro. Fue (y sigue siendo) su anotación más alta como visitante en la ACB. Curiosamente, en la primera temporada en la élite sí se superó esa cifra, con los 95 puntos que el Obra consiguió en Badalona frente al Cotonificio. De ese partido ya hemos hablado en alguna ocasión porque fue una de las exhibiciones de Nate Davis con la camiseta del Obradoiro (39 puntos).

La afición se desplazó de nuevo en masa a Valladolid
(Foto: Fruqui)
Y la afición. La temporada anterior el Obra había sufrido un varapalo muy fuerte en Pucela, con una derrota frente a un Valladolid ya descendido. La afición se desplazó en masa y el equipo falló. Pero el 11 de mayo de 2013 una parte de la historia se repitió (el desplazamiento en masa de la gente del Obra). Lo que no se repitió, afortunadamente, fue el resultado. La afición nunca falla.

sábado, 3 de mayo de 2014

Un 3 de mayo como hoy, pero de 1999, falleció en un accidente de tráfico Javier "Tato" Abadía, exjugador del Obradoiro durante dos temporadas y que también militó en otros equipos como Joventut, Cacaolat Granollers, Breogán o Claret. Hace más de un año Javier Ortiz le dedicó un artículo muy recomendable en el que se refería a él como uno de los primeros bases altos que jugaron en España, y del que hoy se cumplen 15 años de su fallecimiento.

Tato Abadía, en el Obradoiro 87-88
(Foto: cedida por Tonecho Lorenzo)
Lo cierto es que Tato Abadía (no confundir con el bigotudo futbolista que militó en el Compos) jugó en el Obradoiro en dos temporadas alejadas en el tiempo. Tras salir de la cantera de la Penya, Abadía recaló en nuestro club en la temporada 83-84. El Obra acababa de descender a la división de plata y esa temporada también acabó mal: con el club bajando a Segunda División. Fue un año además de muchos problemas extradeportivos.

Abadía continuó su carrera por otros clubes y entre 1984 y 1987 llegó a jugar 72 partidos en ACB en Lugo (23), Las Palmas (28) y Granollers (21). Hasta que en el verano del 87 volvió a Santiago para darse una segunda oportunidad con el Obradoiro en Primera B. Pero el resultado volvió a ser el mismo y el Obra terminó la temporada en descenso tras perder el play-out.

Con la camiseta del Granollers, frente al Barça
(Foto de Gigantes, publicada por RetroACB
No hay duda de que, tal como afirma Ortiz, Tato Abadía fue uno de los primeros bases altos nacidos en España. Con su 1,94 era más alto que todos los bases de la época. E incluso a día de hoy, Javier seguiría sobresaliendo por su altura en el puesto de director del equipo. Un accidente de moto en su Cataluña natal acabó su vida hace hoy 15 años. Descanse en paz.