martes, 3 de junio de 2014

Un 3 de junio como hoy, pero de 2011, el Obradoiro volvió a tocar el cielo (baloncestístico) tras vencer al Autocid Ford Burgos en el cuarto partido del play-off de ascenso a la ACB. Un partido inolvidable jugado en el pabellón El Plantío de la ciudad castellana y que se acabó llevando el equipo compostelano por 11 puntos de diferencia (64-75). El Obra dominó desde el principio y aguantó las embestidas burgalesas. Volvíamos a la ACB.

Últimos segundos del Autocid Burgos-Obradoiro
(Foto: Fruqui)
Es cierto que muchos aficionados de Santiago recordaban haber vivido (y celebrado) el mítico ascenso de Mataró en abril de 1982. Pero para muchos otros obradoiristas, sobre todo los más jóvenes, el de Burgos fue el primero en sus vidas. Con el mérito de haberlo conseguido además en una cancha de las malditas para el Obra, porque ya en los tiempos del Tizona (en los 80) nuestro equipo siempre caía derrotado cuando jugaba allí. Hasta ese 3 de junio.

Piña en el vestuario tras haber logrado el ascenso
(Foto: Fruqui)
En plenas fiestas de la Ascensión, Santiago celebró un ascenso más que merecido por la trayectoria del equipo durante toda la fase regular y también en el play-off. De nuevo brilló lo colectivo por encima de lo individual, aunque para muchos obradoiristas todavía permanece en las retinas lo que hizo Alberto Corbacho aquella tarde-noche (5 triples, 21 puntos), el recital de Andrés Rodríguez o el papel fundamental que desempeñaron los interiores del Obra (Oriol y Hopkins sumaron 27 puntos entre ambos) frente al juego tremendamente físico del Burgos.

Sin olvidar al resto: Eric Sánchez, Deron Washington (antológico su tapón a Tillman), Feliú, Kendall, Bulfoni, Ruffin, Nguema y la aportación testimonial de Maceo Baston. Y un cuerpo técnico imprescindible en el triunfo final.

Bulfoni celebrando la victoria con la afición de Santiago
(Foto: Fruqui)
Muchos obradoiristas apoyaron al equipo en El Plantío. Otros lo sufrieron desde Santiago. Lo que está claro es que todos lo celebraron, y que ese día comenzó una nueva etapa para el obradoirismo que perdura en la actualidad. El 3 de junio es un día grabado con letras de oro en la historia del club, de esos que merece la pena recordar y no olvidar nunca.

Para revivir el partido, nada mejor que el blog de Mirón. Imprescindible.
Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario