domingo, 21 de septiembre de 2014

Eric Sánchez Gálvez fue el segundo base del Obradoiro en la temporada 2010-11, la del ascenso a la ACB. Fue uno de los últimos jugadores en completar la plantilla del Obra aquel verano. Pero lo que desconocíamos es que Eric lleva en los genes lo de competir a alto nivel, porque un tío-abuelo suyo fue campeón del mundo de billar y un número uno de ese deporte.

Cortando las redes el día del ascenso en Burgos
(Foto: Fruqui)
Resulta que Pepe Gálvez (familiar de Eric por vía materna) fue uno de los jugadores de billar más famosos de la historia de España. Fallecido en 2013, fue campeón de España en distintas categorías de billar en 60 ocasiones y se proclamó campeón del mundo en 1964. El propio Eric recordaba la hazaña estos últimos días, uniendo este éxito al de la jugadora de badminton Carolina Marín, otra deportista de Huelva que también se ha convertido en campeona del mundo.

Pepe Gálvez, tío-abuelo de Eric
(Foto: Wikipedia)
En este artículo de la Wikipedia se puede consultar el impresionante palmarés de Pepe Gálvez en el mundo del billar de carambolas, también conocido como billar francés.

En cuanto a su sobino-nieto, todos sabemos que se decantó por el baloncesto y que las cosas no le han ido nada mal. En su haber tiene dos ascensos a la ACB. Uno de ellos con Andorra esta última temporada. Y el otro es el que se nos hace más familiar, porque lo logró en Santiago con el Obradoiro. Una gran temporada en la que ejerció de escudero de Andrés Rodríguez con el 11 en la espalda, el mismo número que también ha llevado en Andorra, Huesca, Los Barrios (donde coincidió con Moncho), Tenerife, Huelva....

Intentando un triple en un partido en Sar
(Foto: Fruqui)
En este vídeo se puede ver un resumen del paso del jugador onubense por Compostela. Ahora, Eric Sánchez inicia la temporada 2014-15 enrolado en el Melilla Baloncesto. De nuevo con el 11 en la espalda. Por supuesto le deseamos todos los éxitos del mundo, siguiendo la estela de los que cosechó su tío-abuelo en una mesa de billar.

sábado, 13 de septiembre de 2014

El Obradoiro puede hacer historia en la Copa Galicia este fin de semana. De conseguir el título en la fase final que se celebra en Lugo, se convertiría en el primer club que logra este torneo en cinco ocasiones consecutivas. Hasta ahora ningún otro equipo ha sido capaz de repetir victoria cinco veces consecutivas, por lo que el Obra tiene una oportunidad histórica de engrandecer su palmarés en un torneo que va camino de cumplir los 30 años de vida: esta será la XXIX edición.

El Obra, tras heber ganado su tercera Copa Galicia en Ourense
(Foto: zonadostres.com)
Hasta ahora, solo hubo dos ocasiones en las que un equipo tuvo oportunidad de conseguir el quinto título consecutivo, y en ambas ocasiones el vigente campeón acabó perdiendo. En 1992 el OAR de Ricardo Aldrey perdía frente al COB en O Carballiño, y en 2006 el Breogán era derrotado también por los ourensanos en la final de A Coruña. Esperemos que este fin de semana no se cumpla esa maldición.

El año pasado, tras ganar la Copa en casa
(Foto: Fruqui)
Además, si el Obradoiro consigue el título (como ya hizo en Lalín, Noia, Ourense y Santiago) también empataría con el OAR en número de trofeos conseguidos. El legendario club ferrolano llegó a conseguir la Copa Galicia en cinco ocasiones, mientras que los reyes de la competición siguen siendo el Club Ourense Baloncesto (7) y sobre todo el Breogán, que lo ha logrado en 11 ocasiones. Precisamente el Breo tratará de hacer valer la ventaja de jugar en casa ante su afición, aunque está fuera de duda que el Obra no estará solo en Lugo.

El historial de la Copa Galicia podeis verlo aquí.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Hoy 10 de septiembre está de cumpleaños José Luis Subías, otro jugador salido de la cantera del Barça que llegó a vestir la camiseta del Obradoiro. Fue durante la temporada 1988-89, una época complicada porque el Obra había conseguido plaza para competir en Primera B a última hora tras haber perdido la categoría unos meses antes en Andorra. Finalmente se logró la permanencia, y a ella contribuyó Subías sobre todo con su gran arma, el tiro exterior.

Con la camiseta del Obradoiro
En su etapa en Obradoiro, Subías (1,93) promedió más de 10 puntos por partido y aportó también experiencia en una plantilla muy joven, en la que el más veterano del equipo al inicio de la temporada tenía solo 26 años. Subías había cumplido 25 primaveras cuando llegó a Santiago. En el viejo pabellón de Sar coincidió con Popocho Modrego, Levy Middlebrooks, Cadahía, Baeza...

Modrego y Subías, en el Obradoiro
Antes de fichar por el Obra había pasado por varios equipos como el Náutico de Tenerife, Hospitalet, Granollers, Claret Las Palmas o Juver Murcia. Él mismo se lo contó en este artículo a Javier Ortiz, además de revivir todos los grandes momentos que le ha dado el baloncesto.

Con el Juver
(Foto: Gonzalo Belay)
Nuestro prota de hoy llegó a disputar más de 50 partidos en ACB, y otros muchos en la actual LEB. En el Obra hizo su mejor partido en la jornada 13 frente al Caja Badajoz, en la que enchufó cinco triples y se fue hasta los 27 puntos. Su entrenador, Julio Bernárdez, lo definía así al comenzar la temporada: "Es un privilegio que esté en nuestro equipo; su cualidad es el tiro, aunque pienso que no debe limitarse a tirar porque puede ser un gran defensor por sus condiciones físicas, y puede ser también un buen pasador".

Antes de convertirse en un clásico de los 80, José Luis Subías fue junior del Barça y también participó activamente en las categorías inferiores de la selección española. Fue internacional juvenil y junior, y compartió vestuario con gigantes del basket de la época como Fernando Martín o Andrés Jiménez. Él pertenecía a la generación del 62.

Equipo Junior del barça. Subías es el 14, abajo
(Foto: FB de Juan Antonio Flores)
Esos chavales consiguieron la medalla de Bronce en el Europeo Juvenil disputado en 1979 en Damasco. Y rozaron el bronce (fueron 4º) en el Junior de 1980 en Celje. Subías también fue compañero de selección de otros clásicos del baloncesto de los 80, como Freixanet, Farfán, Eduardo Lada o José Antonio Orbea, que también jugó en Obradoiro. Los entrenaba Aíto (en Damasco) y Pinedo (en Celje).

Selección española Juvenil, en el Europeo de Damasco 1979
Subías está abajo, el tercer jugador empezando por la derecha

(Foto: FB de José Antonio Orbea) 
Y para terminar, una curiosidad. En ese Europeo Juvenil de 1979 se produjo una de las (probablemente) mayores palizas de la historia de la selección española. Digo probablemente porque parece difícil igualar el 163-57 que le infringió España a Austria en aquel campeonato. 163 puntos!! El Mundo Deportivo tituló aquella crónica explicando que España había conseguido ¡4 puntos por minuto! De esos 163 puntos, 26 los anotó José Luis Subías Juste.

domingo, 7 de septiembre de 2014

"En el primer entrenamiento ya nos dimos cuenta de su calidad; a pesar de sus problemas físicos evidentes, era un superclase". Este es uno de los recuerdos que tiene Charlie Uzal al ser preguntado por Rod Griffin, el último norteamericano que tuvo el Obradoiro antes del período oscuro fuera del basket profesional. Rod había cumplido 35 primaveras cuando llegó a Santiago con la temporada 1991-92 ya iniciada. Jugó medio cojo y lastrado por las lesiones, pero Griffin es uno de los extranjeros de más calidad (baloncestística y personal) que han pasado por el club. Hay unanimidad sobre ello.


Griffin, con el 9, en un partido durante su etapa en Livorno
(Foto: www.ilbasketlivornese.it)
Solo un pequeño detalle confirma la primera parte: es el único jugador elegido en 1ª ronda del Draft que ha militado en el Obradoiro. Y su calidad humana la refrendan los que fueron sus compañeros en aquel Onza de Oro, el último equipo profesional del Obra antes de iniciar la travesía por el desierto de los tribunales. Las imágenes rescatadas de aquella época confirman además que Rod era un auténtico fenómeno sobre la pista.

"Nos habían dicho que había sido "all America" en su etapa de NCAA y que había jugado a un gran nivel 12 años en Italia", rememora Uzal, uno de sus compañeros aquella temporada y actual segundo entrenador del Basquet Coruña. Es cierto. Griffin participó en más de 300 partidos en el potente basket italiano de los años 80 antes de recalar en el Obradoiro aquel mes de octubre de 1991. Pero antes había sido una estrella universitaria.

En su etapa universitaria en Wake Forest
(Foto: USA Today Sports Images)
Griffin había nacido en 1956 en un pequeño pueblo de Carolina del Norte llamado Fairmont. Sin salir de su Estado cursó sus estudios en la Universidad de Wake Forest, la misma de la que salieron años después Tim Duncan o Chris Paul. Allí lo bordó: cuatro temporadas liderando a los Demon Deacons, con numerazos que llegaron al sobresaliente en su último año: 21,5 puntos y 10 rebotes por partido. Y todo ello sin tener un físico demoledor para luchar en la zona. Las estadísticas hablan de un 6-7. Un tío de 2 metros pelados que lograba el galardón de Jugador del Año en la Atlantic Coast Conference (ACC), en la que participaban centros de primer nivel como Duke o Maryland.

En el draft del 78 Rod Griffin fue elegido en el puesto 17 por los Denver Nuggets. Nuestro protagonista llegó a firmar ese verano un contrato con la franquicia pero no llegó a debutar. Fue cortado unas semanas antes de comenzar la competición al no convencer a los técnicos del equipo. Y ante la falta de perspectivas decidió marcharse a Italia, siguiendo el mismo camino de otros tantos jugadores jóvenes que tras terminar la NCAA no encontraban hueco en la NBA.

Con el 32, en otra imagen de su etapa universitaria
(Foto: http://photostore.newsobserver.com)
Lo que probablemente no imaginaba Griffin es que ese viaje a Europa iba a ser casi un camino casi sin retorno. Italia ha sido desde entonces su casa, salvo dos breves aventuras: una en Suiza (Ginebra) y la otra en España. En el Obradoiro.

UNA PANTERA EN ITALIA

Rod Griffin llegó a Italia en 1978 y no se marchó hasta 1991. En el basket italiano pasó por varios equipos pero donde dejó una huella más profunda fue en Forlì, una ciudad algo más grande que Santiago situada al norte de Italia, relativamente cerca de San Marino. En Forlì Rod Griffin pasó a ser una leyenda: jugó siete temporadas consecutivas, ascendió al equipo a la Lega y se ganó el apodo de Pantera Negra. Después de Forlì estuvo en otros equipos (Livorno, Montecatini, Cremona) e incluso regresó a Forlì.

Con el 9, en Montecatini
En Italia brilló. Siempre fue el líder anotador del equipo, con temporadas muy brillantes como la 81-82 (promedió 24 puntos-11 rebotes) o la 88-89, en la que llegó a 24-9. Hay que recordar que la LegaDue en los años ochenta permitía dos extranjeros por equipo, lo que la situaba a un nivel muy superior a la Primera B. Por ejemplo, Griffin coincidió en Cremona en esa temporada 88-89 con Dave Lawrence, otro americano drafteado (en 2ª ronda por Portland) que poco antes había estado en la ACB en el Baskonia.

La experiencia italiana de Rod Griffin hizo una pausa en octubre de 1991, cuando al fin se cruzó su camino con el de Obradoiro. Griffin estaba sin equipo tras haber sustituido durante varios meses en Forlì a un tal Bob McAdoo. Y el Obra necesitaba imperiosamente un americano después de que los dos anteriores (Jimmy Wright y Nance) no rindiesen y tras el fallido fichaje de Veljko Petranovic. Hubo acuerdo y Rod Griffin firmó un contrato con nuestro club.

"PUEDO JUGAR DESDE ESCOLTA HASTA PÍVOT"

Griffin fue presentado como jugador de Obradoiro el 17 de octubre de 1991. Pero tardó varias semanas en demostrar que pese a sus 35 años era un jugador de primer nivel. Llevaba un tiempo inactivo y le costó ponerse en forma y dejar atrás los kilos de más con los que llegó a Santiago. Cuando comenzó a carburar, el equipo dio un salto de nivel que le permitió volver a competir en una temporada en la que empezó perdiendo nueve de sus diez primeros partidos.

Pero lo que más sorprendió de Rod en su llegada a Santiago fue su carta de presentación. "Puedo jugar desde escolta hasta pívot, pasando por alero o ala-pívot", declaró a la prensa. ¿Un tío de 2 metros y 35 años jugando de escolta? Pronto se comprobó que lo que Griffin decía no era un farol.

Charlie Uzal todavía lo recuerda pese a que han pasado casi 25 años. "A mí lo que más me sorprendieron de él fueron dos cosas. Una, que cojeaba al andar y no hacía los gestos normales al correr. Y la otra, que venía como ala-pívot y Tim Shea le dejaba subir el balón... y no se lo robaban". Uzal era uno de los junior del Obra aquella temporada y no entendía que, con sus problemas físicos, Griffin"era capaz de anotar con esa facilidad y sobre todo subir el balón (haciendo de base) de espaldas, andando como hacía Magic y nadie se lo quitaba".

El día de su debut con el Obradoiro, octubre de 1991
(Foto: Recorte de El Correo Gallego)
Otro compañero suyo, José Luis Ferreira, también recuerda la cara y la cruz de Griffin, su calidad y sus problemas físicos: "Era un pedazo de americano, veterano, muy buena persona. Hizo muy buena temporada y nos dio un plus en la segunda vuelta de la liga. Lo malo es que estaba casi cojo, lo que mermaba su velocidad". Nuestro protagonista permanece igualmente en la memoria de Koke Rama, otro de sus compañeros aquella temporada: "Era un jugador de 2 metros escasos, pero con mucha clase y un salto muy elegante a la hora de finalizar las jugadas en mate, tambien tiraba de fuera con buenos porcentajes. Tenía unas manos enormes y cogía la pelota como si fuera una de tenis. El físico engañaba porque era más bien gordito... pero era muy listo jugando."

Con la camiseta del Obradoiro
En este vídeo se pueden ver lo que aportaba Rod en la pista: anotación, rebote, una visión de juego descomunal y esa insólita capacidad para subir el balón como si fuese un base. Las jugadas pertenecen al partido Obradoiro-Guadalajara jugado en Santa Isabel, y está sacado (como no) de la imprescindible página web de Mirón, donde se puede ver el partido completo.


Griffin debutó con el Obradoiro en un partido en Santa Isabel frente al Cáceres. La crónica de El Correo Gallego narró el gran debut, pese a que fue insuficiente para que la victoria quedase en casa. A pesar de estar todavía en baja forma anotó 22 puntos y capturó 9 rebotes, "alguno de los cuales hizo levantar al público de sus asientos". Esa fue la tónica en el resto de la temporada. A falta de contabilizar algunos partidos, Griffin promedió en el Obradoiro 23 puntos y 11 rebotes, registros espectaculares teniendo en cuenta su edad y estado físico.

Titular de El Correo Gallego el día del debut de Griffin
Pero sus compañeros también coinciden en resaltar la calidad humana de Rod Griffin, equiparable a su talento sobre la cancha. "Era un auténtico profesional, no un mercenario", recuerda José Luis Ferreira. "Se cuidaba muchísimo e irradiaba seguridad. Un auténtico veterano curtido en mil batallas, que animaba como el último de los juniors, del que aprendías mucho y al que cualquier entrenador quiere tener en su equipo", subraya.

DELICIOUS MARISCO

Con la ayuda de las redes sociales y a través de Francesco Mazza, del Scirea-Ca'Ossi Basket, consigo localizar a Rod Griffin. Sigue en Italia, a donde regresó tras jugar en Suiza en la temporada 1992-93. Continuó ligado al baloncesto. Y desde allí nos envía dos mails contándonos sus recuerdos sobre su paso por Compostela, su experiencia en el Obradoiro durante aquella temporada 91-92 y su vida actual.

Otra imagen de su etapa italiana
Lo primero que nos relata es que tanto él como su mujer, Valeria, se sintieron muy cómodos en Compostela. Recuerda los paseos por la "old city", las visitas a la Catedral y cómo exploraba las callejuelas de la zona vella.

Pero también hace una mención especial a la gastronomía. "En Santiago la comida era excelente. Nosotros amamos el marisco, y el marisco allí era soberbio". Rod comía todos los días en el restaurante Vega (en República del Salvador) con otros compañeros del Obra. No recuerda el nombre del establecimiento, pero sí que sus propietarios eran Manolo y Luis. Lo que no ha olvidado es el "delicious" pulpo a la brasa que pudo probar. O fuera de la gastronomía, las partidas de billar y ping-pong con Chete Pazo, otro integrante de aquella plantilla al que Rod casi doblaba en edad.

¿Y en lo deportivo? Pues aunque la temporada 91-92 fue un desastre en lo extradeportivo y acabó fatal en lo deportivo (con el descenso de categoría), Griffin solo tiene buenas palabras de aquella experiencia pese a los viajes de hasta 18 horas en autobús recorriendo España o los cambios de entrenador. "Mis compañeros fueron muy buenos conmigo, ellos me hicieron sentir en casa, tuvieron paciencia conmigo porque yo me perdía algunas veces en los entrenamientos, pero ellos lo entendieron porque yo soy un fiero competidor y odio perder", me explica.

Pero Rod también se llevó de recuerdo a Italia el cariño de la afición obradoirista, que pudo disfrutar en el pabellón de Santa Isabel. "Fue una sensación bonita escuchar a nuestros fans cuando me coreaban "tor-e-ro, tor-e-ro, tor-e-ro" durante algunos de nuestros partidos. Creo que terminamos últimos o penúltimos, pero luchamos todo el tiempo hasta el final". E incluso se toma con humor los graves problemas de pago que hubo aquella temporada: "La única cosa negativa fue que me pagasen todo mi dinero. Todavía estoy esperando... nunca es demasiado tarde!!"

EN LOS BANQUILLOS

Rod Griffin, tras jugar cientos de partidos sobre la cancha, ve ahora los partidos desde el banquillo. Es entrenador y tiene experiencia como entrenador en LEGA Due y como asistente en la LEGA."Actualmente entreno a dos equipos, uno de sub-19 y otro de sub-17. Estoy preparado para entrenar a equipos senior, pero aquí todo es complicado con la crisis". Y aunque Obradoiro tiene un cuerpo técnico excelente, está bien saber que hay un buen tipo dispuesto a regresar a España. "Quizás Obradoiro necesite un entrenador. Me encantaría volver!!", nos cuenta.

Griffin, en la actualidad
(Foto: pianetabasket.com)
La pantera de Forli adquirió la nacionalidad italiana en abril de 1997 y, pese a que no se cierra puertas, ha pasado la mayor parte de su vida en la Bella Italia. Pero deja buen sabor de boca conocer que el último americano del Obra antes de la travesía judicial guarda un buen recuerdo del club y de la ciudad. "Mi estancia en Santiago y con Obradoiro fue una experiencia fantástica y no la cambiaría por nada", nos cuenta Rod.

A sus 58 años, Roderick 'Rod' Griffin tiene y tendrá un importante hueco en la historia del Obradoiro por ser el único jugador elegido en 1ª ronda del Draft. Aunque los testimonios de sus compañeros y su actitud demuestran que, como persona, también ha sido y es un tío de 1ª ronda. Y de los puestos altos, además.

================

(Este artículo ha sido posible gracias a la colaboración de José Luis Ferreira, Charlie Uzal, Koke Rama, Tonecho Lorenzo y, por supuesto, a Rod Griffin)