viernes, 10 de octubre de 2014

Gran Canaria y Obradoiro han coincidido en diez ocasiones sobre una cancha de baloncesto, y por el momento el balance es favorable para el equipo canario: 6 victorias para los amarillos y 4 para el Obra. Como curiosidad, la mitad de las victorias que ha logrado el Obradoiro contra este equipo las ha conseguido en tierras insulares, pese a que en más de una ocasión hemos hablado aquí del maleficio canario. Aunque es verdad que últimamente no se nos da tan mal lo de jugar en la isla de Gran Canaria.

Greg Stewart

Repasando esos diez partidos, encontramos cosas curiosas.

Por ejemplo, para encontrar el primer partido entre los dos clubes hay que viajar hasta marzo de 1987. Ambos equipos competían en la Primera B con el objetivo de dar el salto a la ACB y de hecho se vieron las caras en la segunda fase, dentro del grupo que luchaba por el ascenso. Sus nombres no eran como los de ahora: el Gran Canaria se llamaba Coronas Las Palmas. Y nosotros éramos el Feiraco Obradoiro.

El primer partido se jugó en Las Palmas y la victoria no salió del archipiélago (107-92). Aquel día jugaban como locales dos jugadores conocidos para el obradoirismo: Carlos Pérez (había jugado en el Obra de 1982 a 1984) y José Luis Subías, que pasaría por el Obra en la temporada 88-89. Pero la figura de aquel Coronas era Greg Stewart, un pivot histórico de la ACB (disputó más de 200 partidos en la liga) y que pasó por Joventut, Zaragoza o Granollers. Las pilas le duraron lo suficiente para jugar unos cuantos partidos con el Cáceres cuando ya tenía 38 tacos.

En el Feiraco debutó en aquel partido Larry Gibson. Entre él y Bill Collins anotaron 58 puntos, pero el Coronas no dio opción y acabó ganando por 15 puntos al Obradoiro de Paco Dosaula, Ricardo Aldrey, Mario Iglesias, Calvelo, Julio Jiménez, Lete...

El Obradoiro se tomó la revancha en Sar unas semanas después, pero el Gran Canaria (que durante muchos años había competido como Claret) ascendió a la siguiente temporada a la ACB y ya no se volvieron a ver las caras hasta el regreso del Obra a la élite. Desde entonces, ocho partidos con cinco victorias canarias y tres para los gallegos.

Dewar, celebrando su mítico triple en el Centro Insular de Deportes
(Foto: ACB)
Y lo curioso es que esas tres victorias permanecen en la memoria obradoirista. No fueron partidos normales, ordinarios. Tuvieron algo especial. ¿Los motivos?

En una de ellas, la de la temporada 11-12, el Obradoiro dejó al Gran Canaria en 45 puntos, lo que a día de hoy sigue siendo la anotación más baja de un rival del Obra en un partido ACB. También se recuerda lo que pasó en la temporada 12-13, cuando un triple inolvidable de Ben Dewar le dio una victoria (70-72) vital para entrar en los play-off. 

Moncho, celebrando la victoria de la temporada pasada en Las Palmas
(Foto: Encestando)
Y tampoco se olvida lo que pasó en la pasada temporada, cuando el Obra se recompuso tras perder a Oriol y Mike Muscala en solo unos días, y logró otra victoria (53-60) cimentada a base de triples de Corbacho que incluso llevó a muchos aficionados al aeropuerto de Lavacolla para recibir a la plantilla
Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario